Aires de reconciliación en medio del conflicto

0

“Mientras haya vida, hay esperanza”

Lideresa y representante del Consejo Comunitario Mayor del Bajo San Juan – ACADESAN.

 

En un encuentro propiciado por el Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia regional -Valle del Cauca y el Consejo Comunitario Mayor del Bajo San Juan – ACADESAN, se abrieron las puertas a la reconciliación entre miembros de la comunidad afrodescendiente de Togoroma que salieron de su territorio hacia la cabecera municipal de El Litoral del San Juan, en el año 2013 y quienes decidieron retornar a su lugar de origen. 

El pasado 20 de Octubre, al compás y la voz de 20 mujeres, hombres y niños que parafraseaban versos de la canción del grupo niche Mi pueblo Natal, se escuchaba cantar “A lo lejos se ve mi pueblo natal, no veo la santa hora de esta allá”…… “ya vamos llegando, me estoy acercando, no puedo evitar que los ojos se me agüen” mientras recorríamos el río San Juan para llegar a Togoromá, se removieron sentimientos, recuerdos e historias por contar de lo que fue ese territorio antes del desplazamiento forzado del que fueron víctimas.

Las y los togoromaseños víctimas, asentados en Docordo se encontraron con sus familiares, vecinos y amigos; con sus casas, su territorio y su río, en medio de una actividad de pedagogía para la reconciliación, que afianzó las relaciones con quienes se encuentran en resistencia en el territorio desde el año 2013 cuando decidieron retornar sin acompañamiento del Estado. Se decidió dejar atrás parte de las afectaciones causadas por el conflicto armado, e iniciar un proceso de reconstrucción de sus lazos afectivos como familia extensa, que se perdieron a causa de la guerra.

Entre llantos, rizas, platos típicos de la región, palabras y el dialogo, se reconocieron como togoromaseños, reconocieron las fortalezas y debilidades de la comunidad y decidieron reconciliarse entre ellos y con el territorio, estableciendo además acuerdos y mecanismos comunitarios para la resolución de conflictos y la promoción de la sana convivencia, como herramientas necesarias para la construcción de una paz con enfoque territorial, esa que nos recuerde que no importa a donde se vaya sino de donde se es, y de qué se está hecho.

 

“Por qué vaya donde vaya o este donde este, seguiré siendo togoromaseño”

 

Artículo elaborado por el equipo regional Valle del Cauca del SJR Colombia