• (1) 2456181
  • comunicaciones@sjrcolombia.org

Comunicado en el Día Mundial Contra la Trata de Personas

Comunicado en el Día Mundial Contra la Trata de Personas

 

CERO TOLERANCIA A LA TRATA DE PERSONAS

 

El 30 de julio, Día mundial contra la Trata de personas, Religiosas Adoratrices, el Servicio Jesuita a Refugiados Colombia, Caritas Ecuador y Caritas Alemana, hacemos un llamado a los Estados ante la precaria respuesta en la región de la situación que sufren las víctimas de este delito. No solo es preocupante la continua vulneración de sus derechos fundamentales, sino también la falta de garantías que proporcionan las instituciones al momento de protegerles de forma integral y segura. 

Colombia ocupa el segundo lugar de los países en Latinoamérica con mayor número de víctimas, después de Brasil. Según algunas investigaciones se calcula que existen en Colombia más de 100.000 víctimas anuales.[1] La OEA cuantifica que en la región se mueven alrededor de $16.000 millones de dólares al año por cuenta de este flagelo, es decir, el 50% de lo que se obtiene en el mundo con la Trata de personas.

Lamentablemente Colombia y Ecuador pasaron de ser países de origen de víctimas de la Trata a convertirse también lugares de tránsito y de destino especialmente de mujeres venezolanas, quienes son explotadas sexualmente, sometidas a trabajos forzados y esclavitud en lugares como Bogotá, Medellín, Cúcuta, Bucaramanga, Cali, Barranquilla, La Guajira y las zonas fronterizas con Venezuela y Ecuador, así como en su trayecto hacia Perú, Brasil y Chile.

En Venezuela sus habitantes son forzados a migrar a otros países, en donde la ayuda humanitaria no es suficiente para responder a sus necesidades. Esta situación hace que la población busque medios alternativos de subsistencia para adquirir bienes imprescindibles, tales como alimentos, medicinas, productos de aseo y otros artículos básicos. El camino a la supervivencia puede esconder a sus espaldas engaños y promesas falsas. Son en esos espacios donde las mujeres, niñas y adolescentes, sujetos de especial protección, son expuestas a redes de Trata o individuos que las explotan sexualmente, las venden e incluso trasladan con el fin de reducirlas a simples objetos[2].

Estamos en una época en donde las personas viven lo que el Papa Francisco describe como “la globalización de la indiferencia”, pareciera que los gobiernos y altos mandatarios se centraran en su individualismo y su mentalidad utilitarista, señalando a estas poblaciones, y en particular a las mujeres, como responsables de los males sociales; desconociendo que la humanidad es el centro que nos moviliza a actuar”. El Papa Francisco hace un llamado urgente a la sociedad y los Estados para que la Trata se considere “un crimen de lesa humanidad”, pues “constituye una violación injustificable de la libertad y la dignidad de las víctimas, dimensiones constitutivas del ser humano deseado y creado por Dios[3]”.

Las organizaciones firmantes de este comunicado, quienes acompañamos a migrantes y refugiados venezolanos a través del proyecto de ayuda humanitaria trasfronteriza, financiado por la cancillería alemana, hacemos un llamado a los Estados de Cero tolerancias a la Trata de Personas tanto para los nacionales como para los extranjeros.

Que Los Estados tenga la voluntad política de hacer frente a este delito a través de un plan de prevención y mitigación integral para las víctimas y sobrevivientes. Exigimos que se tomen medidas de investigación, persecución y judicialización de los responsables. Que los Estados efectivamente sean garantes de la protección de los derechos humanos en sus territorios ya que la Trata de Personas es una violación a los derechos humanos.

[1] Estimaciones registradas en los informes presentados por la UNODC, OIM, OEA, Informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Women’s Link Worldwide (WLW) y cifras que manejan las organizaciones de sociedad civil que lucha contra la Trata.

[2] Extraído de Explotación sexual y Trata de niñas y mujeres venezolanas en su migración hacia Colombia el día 22 de Julio de 2019: http://www.lr21.com.uy/mujeres/1405694-explotacion-sexual-y-trata-de-ninas-y-mujeres-venezolanas-en-su-migracion-hacia-colombia

[3] El Santo Padre realizó estas declaraciones durante la clausura de la Conferencia Internacional sobre la Trata de seres humanos, organizada por la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, que tuvo lugar del 8 al 11 de abril, 2019 en Roma, Italia.

 

 

Servicio Jesuita a Refugiados

Deja tu mensaje

Compartir
Compartir