• (1) 2456181
  • comunicaciones@sjrcolombia.org

INTERCAMBIO DE EXPERIENCIA DE LOS TÉCNICOS AGRÓNOMOS EN EL MARCO DEL PROYECTO EMPRENDIMIENTOS JUVENILES RURALES, NUEVAS IDENTIDADES Y PAZ TERRITORIAL

INTERCAMBIO DE EXPERIENCIA DE LOS TÉCNICOS AGRÓNOMOS EN EL MARCO DEL PROYECTO EMPRENDIMIENTOS JUVENILES RURALES, NUEVAS IDENTIDADES Y PAZ TERRITORIAL

 

En el mes de marzo los técnicos agrónomos del Servicio Jesuita a Refugiados Colombia (JRS COL) de las oficinas regionales del Norte de Santander y Magdalena Medio se encontraron, en la Vereda Puerto las Palmas, Municipio de Tibú, Norte de Santander. Este encuentro fue una oportunidad para compartir las experiencias de acompañamiento que se han realizado a lo largo de “Emprendimientos Juveniles Rurales, Nuevas Identidades Y Paz Territorial”, proyecto financiado por Unión Europea en Colombia, y en el que se ha desarrollado dos temas fundamentales como el enfoque agroecológico, y el rescate o fortalecimiento de la cultura campesina, además de otras temáticas.

Entre las experiencias compartidas se hablaron de los espacios comunitarios en los que se desarrolla el acompañamiento del JRS COL, como lo son, los Encuentros de Productores en el Sur de Bolívar y Escuelas Campesinas en Norte de Santander, los cuales nacen de la necesidad de generar una cultura del encuentro en las comunidades acompañadas, con el fin de fortalecer el tejido comunitario, partiendo de la labor que los une, la cual es, su vocación agrícola.
Estos espacios han permitido, un proceso transitorio para el desarrollo de buenas prácticas en las comunidades rurales, a través del acompañamiento de los Asesores/as del JRS COL en el Magdalena Medio y Norte de Santander, como también la vinculación y participación de las y los Jóvenes egresados del Diplomado en Agroecología y economía solidaria.

 

Entre las acciones más destacadas y compartidas por parte del Técnico de Norte de Santander en cuanto a iniciativas productivas, está el trabajo que se lleva con las y los proponentes en el manejo de granjas de cerdos para engorde, aplicando sistemas nutricionales de alimentación liquida, y control de excretas a través de las camas profundas, las cuales consisten en poner dentro del piso donde están los cerdos, una capa de material que ayuda a mitigar los olores, y descomposición de las excretas de los cerdos, estás pueden estar conformadas por capas de aserrín, cascarilla de arroz y hojarasca, creando así, una cama de control de bajo costo y mejorando a través de esta adecuación el espacio.

Esta última práctica, de la cama profunda, es uno de los insumos más importante que se lleva el Técnico de Magdalena Medio al Sur de Bolívar para replicar en las iniciativas allá instaladas, ya que el manejo de las excretas es unas de las tantas necesidades que amerita ser aplicada en esta zona del país, por las/los Jóvenes Rurales. Igualmente, el Técnico del Magdalena Medio, también compartió las experiencias de trabajo con Gallinas ponedoras, generando alternativa de manejos, con el fin de sostener o adecuar estrategias para la sostenibilidad de las granjas ponedoras, así como buenas prácticas en experiencias en el manejo de la contabilidad agropecuaria.

La cual hace parte de los retos en cada una de las iniciativas, ya que esto permite tener presente los ingresos brutos y netos que se están generando, además, permiten a las y los jóvenes tener una claridad de las oportunidades que brinda la iniciativa en el desarrollo de su entorno familiar o comunitario, relacionado con la permanencia en el territorio y transformación de las dinámicas productivas, que caracterizan cada una de las regiones acompañadas por el Servicio Jesuita a Refugiados Colombia. Por último, es de destacar que la visita a otro territorio y el encuentro directo con los y las jóvenes y los compañeros del JRS Colombia permite identificar y comprender de mejor manera las acciones afirmativas y buenas prácticas que se desarrollan en el marco de nuestra área de integración local.

REFLEXIÓN

 

Entre las conversaciones de los dos Técnicos, hubo una reflexión muy importante, y fue la de reconocer la capacidad de acompañamiento que lleva el JRS Colombia a lugares donde otros no van, y como sigue vigente y en contextos muy difíciles el surco del olvido que por muchos años ha acompañado al campo colombiano. Motivados en esta misión, y a pesar de que no se pueda resolver todo, tan solo con llegar a unos pocos y que el cambio sea significativo, se hace mucho, lo cual nos lleva a seguir pensando, en la interrogante que mantenía el Padre Pedro Arrupe SJ “Es mucha verdad que los problemas nos desbordan y que no lo podemos todo. Pero lo poco que podemos, ¿lo hacemos todo?”.

 

Texto y reflexión de Gerson Esua Cárdenas, Asesor Técnico- Magdalena Medio

 

Servicio Jesuita a Refugiados

Deja tu mensaje

Compartir
Compartir