• (1) 2456181
  • comunicaciones@sjrcolombia.org

Recorrer: Doce pasos más hacia la resistencia, Conmemoración de los 20 años de la Masacre del 28 de Febrero de 1999

Recorrer: Doce pasos más hacia la resistencia, Conmemoración de los 20 años de la Masacre del 28 de Febrero de 1999

El  28 de Febrero de 1999, un grupo paramilitar de las Autodefensas Santander y el Sur del Cesar, Ausac, mató a ocho personas y desapareció otras dos en la zona urbana de Barrancabermeja. En el marco de los 20 años de este lamentable hecho, se realizaron diferentes actividades de reparación, sanación y memoria para conmemorar lo sucedido aquel día. El Servicio Jesuita a Refugiados Colombia y los jóvenes Constructores de Paz acompañaron al Colectivo 28 de Febrero,  y  promovieron espacios de encuentro  para hacer memoria de lo sucedido.

Para vincular a las y los jóvenes de las Instituciones Educativas Juan Francisco Sarasti Jaramillo, Fe y Alegría y Ciudadela Educativa del Magdalena Medio se instaló una estación bautizada Recorrer: Doce pasos más hacia la resistencia.  La propuesta apeló a recuerdos de los familiares por medio de relatos que siguen siendo contados por la huella atroz que deja el conflicto. Recuerdos como una cena, los sueños de los que ya no están, se relataron a través de audios que describían esas memorias de la historia familiar de las víctimas. Los participantes de la actividad imaginaron cómo podían continuar el relato que habían escuchado sobre las huellas que deja el conflicto en las comunidades. Los jóvenes como agentes de cambios expresaron que las historias escuchadas eran un espejo de sus familias.

En esa medida, sus reflexiones y aportes sirvieron para la construcción de una mandala como elemento simbólico de reparación. A partir de las emociones que suscitó la actividad descrita, palabras como justicia, verdad, amor entre otras, se escogieron por los familiares para construir la mandala. Después de la presentación del abogado Eduardo Carreño del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo y unas presentaciones culturales, se realizó el acto simbólico de formar con la mandala un reloj, allí los 12 familiares dieron 12 pasos más hacia la resistencia que los caracteriza y que sigue inspirando acciones de transformación en el municipio.  Estos pasos conmemoraron las 8 personas asesinadas, los desaparecidos y los dos sobrevivientes.

Tras el evento, los partícipes recorrieron la  placa  instalada en el barrio Provivienda, allí con velas  y ramos de flores, se reafirmó la importancia de dignificar este fecha para que el recuerdo de lo sucedido quedé en la memoria. Por eso, en este lugar se sembraron árboles con el fin de cultivar vida, esperanza y reconciliación como un deseo colectivo,  para que su municipio no vuelva a hacer escenario de guerra y violencia. En el proceso de sembrar, los familiares establecieron compromisos para mantener vivo el recuerdo de esos padres, esposos, hermanos e hijos. Este momento fue íntimo y familiar, un pacto entre ellos para siempre.

El 28 de Febrero del 2019 fue un compromiso con la vida y su valor  sagrado. Es el recuerdo el que nos permite ser empáticos, cercanos  y conscientes de que todo acto violento irrumpe en nuestro territorio. Este día fueron doce pasos hacia la resistencia, pero serán los necesarios hasta tener una Colombia en paz, una que nunca más vuelva a presenciar la violencia.

 

Elaborado por:

Leidy Guevara y Laura Herrera

Servicio Jesuita a Refugiados

Deja tu mensaje

Compartir
Compartir