• (1) 2456181
  • comunicaciones@sjrcolombia.org

Category ArchiveBoletín Informativo

Paz Stéreo: Las voces de los jóvenes como apuesta de transformación

En el marco de una iniciativa en Pedagogía para la Paz que reconoce a las y los jóvenes como agentes movilizadores de ideas y acciones que promueven la transformación en sus territorios, durante el mes de octubre, el grupo Jóvenes Constructores de Paz del grado décimo de la Institución Ciudadela Educativa del Magdalena Medio, recibió un espacio de formación que se concentró en el actual estado de implementación de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno Nacional y las Farc, los desafíos para las regiones del país a partir de la afectación diferencial del conflicto y su participación desde una ciudadanía libre de resentimientos.

El espacio de formación y las reflexiones llevaron a la construcción de una campaña pedagógica que se inauguró con la realización del programa de radio “Paz Stéreo” que contó con tres invitadas que profundizaron en el asesinato a líderes sociales, el papel de la memoria movilizada desde los jóvenes y el enfoque de género en la implementación del acuerdo; todo esto para insistir en la importancia de involucrar a los jóvenes en el momento actual del país, los retos de cara a la participación política de la sociedad y las voces que pueden ser incluidas en un proyecto de paz.

Las y los estudiantes que escucharon el programa fueron vinculados por petición pública a: “Por la Paz en mi país, me comprometo a alejarme de formas de violencia y promover acciones de reconciliación para llegar al acuerdo esencial: La VIDA”. Sus firmas y la construcción de una mandala colectiva como símbolo apropiado por las y los jóvenes de paz, fueron el cierre simbólico de la jornada.

EL ÉXODO DESTAPA LA TRAMPA

POSICIONAMIENTO DE LA RED JESUITA CON MIGRANTES LATINOAMÉRICA Y EL CARIBE (LAC) EN RELACIÓN A LA CARAVANA HONDUREÑA DE MIGRANTES

 

Frente a la “Caravana de migrantes”, éxodo actual de más de 10.000 personas hondureñas que caminan por Honduras, El Salvador y Guatemala, hacia México o Estados Unidos, la Red Jesuita con Migrantes LAC, rechaza toda acción y criminalización hacia personas migrantes, así como las causas estructurales y políticas que han causado dicha magnitud migratoria. Así mismo, se suma y hace propias las reivindicaciones de las organizaciones sociales presentes y activas en la defensa de la Caravana. Por otro lado, invita a la reflexión, motivación y recibimiento de estos hechos, como una oportunidad para la reconciliación, el encuentro y el reconocimiento de la diversidad, recordando, por medio de actos hospitalarios, la condición de seres humanos en las personas migrantes y sus razones para tomar la decisión de salir de sus comunidades y país de origen.

 

La Red Jesuita con Migrantes LAC, exige una respuesta humanitaria adecuada, priorizando los colectivos más vulnerables o con necesidad de mayor protección y asistencia.

 

Encuentro binacional del JRS Colombia y Venezuela para la atención integral de la migración

En el Encuentro Binacional de Frontera Colombo-Venezolana que se llevó a cabo en Cúcuta durante el 17 y 18 de octubre, participaron los equipos del JRS de Norte de Santander (Colombia) y de Táchira (Venezuela). Allí las dos delegaciones compartieron sus conocimientos y experiencias sobre la crisis humanitaria que enfrentan las personas que cruzan la frontera, y construyeron un contexto general de la situación para articular acciones entre las dos oficinas.

Durante el evento, los equipos conversaron sobre la situación política y social que se vive en cada país, y la manera como afecta a los migrantes y la población pendular (personas que cruzan constantemente la frontera para suplir sus necesidades). En ese sentido se dialogó sobre las inquietudes y motivaciones que tienen las personas antes de salir de Venezuela y la forma como están llegando y viviendo en Colombia.

Con el fin de poder brindar un mejor acompañamiento a los flujos mixtos provenientes de Venezuela con vocación de permanencia en Colombia, así como a la población pendular, los equipos analizaron los vacíos en protección de derechos que sufren estas personas en ambos países. En concreto, estas conversaciones giraron en torno a los derechos de salud, educación, el acceso a la documentación necesaria y el mínimo vital.

Ambas delegaciones hicieron una breve explicación sobre la manera como funciona su país en temas legales y jurídicos, para así mejorar la compresión de los colegas en estos temas y ambas oficinas puedan brindar mejor atención a las personas que acompañan.

Finalmente, se establecieron tres líneas sobre las cuales ambos equipos trabajarán mancomunadamente para lograr una migración informada que mejore las condiciones en que las personas cruzan la frontera. Estas tres líneas son:

Protección: busca mejorar el acceso a derechos de las personas migrantes y población pendular.
Formación: busca divulgar información sobre Derechos Humanos y formar a las personas como sujetos de derechos.
Asistencia Humanitaria: busca fortalecer una respuesta integral y en especie a las personas acompañadas.

El encuentro también propició la oportunidad para que los integrantes de la oficina del JRS Táchira visitaran a las madres gestantes venezolanas y a los indígenas Yukpa provenientes de ese país, que están siendo acompañados por el equipo de Norte de Santander.

A mediano plazo, los avances de este encuentro quedarán consignados en un Plan de Acciones Binacional.

Apoyo a iniciativas lideradas por Niñas y Niños

En conmemoración al mes de los Derechos Humanos

En el marco de la apuesta por construir Espacios Protectores en el municipio de Suacha, se realizó en los meses de agosto y octubre, la Conmemoración de los Derechos Humanos como estrategia fundamental por la construcción de tejido social, la sensibilización sobre los derechos de la niñez y los riesgos de participación y vinculación a dinámicas violentas a las que se encuentran expuestos niñas, niños y adolescentes.

En este sentido, y con la participación activa y propositiva de niñas y niños en los distintos procesos que acompaña el JRS Colombia, como con IED Antonia Santos, una Caminata para el Reconocimiento Territorial de la comuna 6, en el barrio Altos de la Florida, se recorrió desde el colegio hasta el cerro de las 3 cruces, en el marco de los Derechos de las Niñas y de los Niños y el análisis de la realidad del Municipio.

Así mismo, vivimos el Festival de Juegos y Derechos Humanos junto con la IED Ciudadela Sucre – Sede la Isla, en el barrio Cazucá comuna 4. Allí, los participantes se reconocieron como sujetos de derechos a partir de la golosa de los derechos e identificaron cuáles son los derechos de la niñez a partir del “Reconoce el Derecho”, tira al blanco. Además, se fortaleció el trabajo en equipo en la carrera de costales junto con el rompecabezas de los derechos; y para terminar, se aprendió la línea del tiempo de los derechos, ganando luchas sociales en la medida que se lograba saltar el lazo.

Finalmente, con el espacio IED Jorge Eliecer Gaitán, en la comuna 1 barrio Ducales, se creó el Mural de los Derechos, participando activamente de su construcción conjunta mientras se analizaron los derechos fundamentales de la niñez.

Primera Sesión de Réplica de jóvenes egresados del Diplomado en Agroecología y Economía Solidaria

Jóvenes del corregimiento La Ventura, municipio de Tiquisio, Bolívar, egresados del “Diplomado de Agroecología y Economía Solidaria”, iniciaron en el mes de septiembre la primera Sesión de Réplica en las comunidades vecinas de Dos Bocas y el Paraíso- Michirrera. El diplomado hace parte parte del proyecto Jóvenes Rurales “Emprendimientos juveniles rurales, nuevas identidades y paz territorial”, realizado conjuntamente por el JRS Colombia, IMCA, CINEP y financiado por la Unión Europea.

En esta primera sesión, los jóvenes impartieron los conocimientos adquiridos en el Diplomado en Sistema Finca, iniciando con una breve presentación de los replicantes, quienes compartieron sus experiencias del diplomado, el grupo de auto-ahorro y crédito, y también del trabajo comunitario que llevan en su comunidad, enfocado en el acueducto de La Ventura.

Los participantes de la jornada de réplica se dividieron en grupos para realizar una actividad dinámica en cada una de las fincas de los asistentes. Las actividades se centraron en las entradas y salidas que una unidad productiva puede tener, como también sus fugas al momento de no llevar una buena planificación o idea clara del componente animal o vegetal que están manejando en sus granjas.

Además se enseñó a productoras y productores, cómo organizar y mejorar sus sistemas productivos a través de esquemas, que luego planificarán para aplicarlas con modelos experimentales basado en un cultivo como la siembra del maíz local “Puya amarillo”.

Para la próxima sesión que se realizará en el mes de octubre, las y los jóvenes le enseñarán a las comunidades cómo elaborar bio-preparados, para el control de enfermedades, plagas y fertilización de sus cultivos.

Así se llevó a cabo “Mentes sin Fronteras”

Mentes sin Fronteras

Creando acciones solidarias para migrantes de Venezuela en Colombia

 

El 5 y 6 de octubre de 2018, se realizó en Bogotá “Mentes sin Fronteras”, la primera hackathon de innovación social, enfocada en la búsqueda de soluciones a desafíos y problemáticas que viven cotidianamente los migrantes provenientes de Venezuela ubicados en Bogotá, Colombia, ya sea porque están en tránsito o destino. Esta iniciativa fue liderada por organizaciones de sociedad civil, distrito, agencias e instituciones educativas; como el Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia (JRS-Colombia), la Red Jesuita de Migrantes (RJM), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Fundacolven, el Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal – IDPAC y la Pontificia Universidad Javeriana, que a su vez fue el lugar donde se llevó acabo toda la jornada.

El objetivo principal de Mentes sin Fronteras, fue diseñar propuestas de intervención y acompañamiento a la población en situación de movilidad humana forzosa, que respondieran y dieran solución a las necesidades migratorias que se viven actualmente en la ciudad de Bogotá, esperando tener un impacto social y una transformación positiva en la mentalidad de la ciudadanía frente a las personas migrantes, recordando lo que dijo Kofi Annan: “Los Refugiados y desplazados enriquecen nuestras vidas. La tolerancia hacia ellos abrirá nuevos mundos y hará que sean bienvenidos donde quieran que vayan”.

Los conflictos principales para la búsqueda de soluciones se dieron con base a 3 ejes generales: 1) Rutas de información y necesidades de comunicación, 2) Asistencia humanitaria y atención primaria y 3) Bienestar o desafíos cotidianos para afrontar. De esta manera, se organizaron 10 equipos conformados por estudiantes, egresados, administrativos, docentes, inicialmente de la Pontificia Universidad Javeriana como de otras universidades, de igual manera los equipos estaban compuestos por personas migrantes colombo- venezolanas, que durante 34 horas seguidas estuvieron diseñando estrategias y acciones que más adelante serían expuestas ante las organizaciones mencionadas anteriormente, pues ellas, serían las encargadas de escoger un equipo ganador que implementará el proyecto.

Mentes sin Fronteras se llevó a cabo en dos momentos; la apertura de la iniciativa, con un Master Class (foro) realizado el 4 de octubre en el Auditorio Alfonso Quintana S.J. en la Pontificia Universidad Javeriana que contó con la participación activa de representantes de las organizaciones, quienes serían a su vez, jurados de la hackathon; y en un segundo momento, el 5 y 6 de octubre, como se enunció anteriormente, la jornada más extensa y de trabajo continuo que fue la organización de los equipos para construir las propuestas en el Centro Ático de la universidad anfitriona.

De esta iniciativa, surgieron ideas frente a primeros auxilios emocionales y psicológicos, acompañamiento en orientación ciudadana y exigibilidad de derechos, redes de apoyo, movilidad, comunicación, arte, economía y pedagogía; la mayoría de estas contaban con la tecnología como herramienta principal para su ejecución, siendo las redes sociales, aplicaciones para teléfonos celulares, páginas web y bases de datos, los recursos más oportunos para dar solución a los conflictos migrantes, según las ideas de los equipos participantes.

Finalmente, el equipo ganador fue “Sobrinos de Simón” nombre cuyo honor se debe al músico, compositor y poeta venezolano Simón Díaz o Tío Simón; la propuesta fue llamada “Sobrinos de Simón. Escuela de Movilidad Humana” y pretende promover procesos pedagógicos sobre el fenómeno de movilidad humana en Colombia, para favorecer la integración entre distintas poblaciones que sufren el flagelo del desplazamiento forzoso, tanto nacional como transnacional. Así mismo, el propósito es lograr articular acciones de las diferentes organizaciones o instituciones que acompañan a las personas con necesidad de protección internacional o refugiados, mediante la creación de una red pedagógica que reúna e impulse dichas acciones, pues el problema evidenciado es un alto desconocimiento de las mismas y gran variedad de datos que no logran ser recogidos en una sola ruta de información para así, tener mayor impacto en los procesos de la población que recibe y vive la actual crisis migratoria. Esta propuesta de proyecto entra ahora en una fase de diseño e implementación liderada por sus creadores y con el apoyo de las organizaciones participantes.

Este evento da una gran apertura a la reflexión y al llamado para actuar, de la mano con la población venezolana, frente a la crisis que vive, no solo Colombia y Venezuela, sino toda América Latina y el mundo, es por eso que Mentes Sin Fronteras y toda su metodología, se enviará a otros países en el continente americano por medio de la Res Jesuita a Migrantes en Latinoamérica y el Caribe, para que pueda ser replicado y se convierta en una acción que brinde soluciones cotidianas significativas para la población migrante desde la amplia participación de la ciudadanía.

 

 

Del 9 al 9 Los Derechos Étnicos y Territoriales en La Delfina

 
Encuentro intercomunitario, interétnico e intergeneracional

 

En el marco del proceso Del 9 al 9 “Quiéreme bien, herédame la paz”, parte del proyecto Tejedores de Vida, financiado por la Unión Europea y ejecutado por el Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia, conjuntamente con el Colectivo Proterra y ACODESI, se realizó, el pasado 8 y 9 de septiembre, el “Encuentro por la paz y el territorio” en el corregimiento La Delfina, ubicado en el municipio de Buenaventura.

Esta jornada tuvo como objetivo facilitar y promover desde distintas generaciones un encuentro de promoción de la paz como cultura de las dos comunidades; afrodescendiente e indígena, que comparten y habitan el mismo territorio, La Delfina. Los dos días contaron con la participación de aproximadamente 145 participantes, entre ellos niños, niñas, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores.

Desde el 2017 el Servicio Jesuita a Refugiados ha venido desarrollando una serie de proyectos mano a mano con las instituciones educativas de cada una de estas comunidades, que son Francisco Javier Cisneros, sede La Gran Colombia y Técnico Agropecuario NACHASÍN. Las actividades tuvieron lugar en el Consejo Comunitario, la cancha del colegio La Gran Colombia y La Ramada de la comunidad Nasa-Kiwe. Durante el “Encuentro por la paz y el territorio” se realizaron talleres de teatro, composición musical para jóvenes en aras de explorar formas de expresión a través del arte, intercambio de juegos tradicionales y, además, se llevó a cabo el Minitorneo de Microfútbol por la Paz y los Derechos Humanos, que tuvo cierre el 9 de septiembre: Día Nacional de los Derechos Humanos.

Entre las cosas que más valoraron los asistentes a estas actividades, estuvo la oportunidad de conocer nuevas personas con las que comparten su territorio, pues fue un encuentro interétnico. El cierre del “Encuentro por la paz y el territorio”, se dio con un acto simbólico alrededor de la palabra ‘territorio’, allí se expusieron elementos representativos de la cultura de cada comunidad que confluyen en la construcción de la vida y de paz el territorio de La Delfina.

Jorge Franco Grajales, coordinador de la Guardia Indígena del Resguardo Nasa-Embera- Chami de La Delfina, cree que “es importante tener la integración de los dos pueblos, tanto afro como indígena, porque la idea es unirse y hacer más eventos para que las comunidades se logren organizar conjuntamente”. Cada uno de los espacios cumplió con los objetivos trazados y se llegó a la reflexión sobre los derechos territoriales de las comunidades étnicas y rurales. Esto permitió el reconocimiento del territorio como un derecho y un recurso que asegura el desarrollo comunitario, la continuidad de la vida y las tradiciones de los pueblos que lo habitan, generando y aportando a la construcción de paz por medio de ideas justas, igualitarias, dignas y entre todas las personas y grupos étnicos.

Jóvenes rurales conforman Red Departamental

 
El pasado 14 y 15 de septiembre 18 jóvenes del departamento de Norte de Santander se reunieron para conformar la Red Departamental de Jóvenes Rurales (RDJR).

 

Desde hace más de un año y medio, El Servicio Jesuita a Refugiados Colombia, viene ejecutando en Norte de Santander el proyecto “Emprendimientos Juveniles Rurales, Nuevas Identidades y Paz Territorial” financiado por la Delegación de la Unión Europea en Colombia. Uno de los muchos propósitos de este proyecto es que los jóvenes rurales participen activa y colectivamente en redes que incidan en política pública para el fortalecimiento de nuevas identidades rurales, y desde este espacio se ha generado la creación de la red de jóvenes de los corregimientos de Palmarito y Banco de Arena, del municipio de Cúcuta, que buscan trabajar de manera articulada en otros espacios juveniles a nivel departamental y nacional.

Jóvenes participantes del proyecto de la zona rural de Cúcuta y del municipio de Tibú, asistieron en el mes de septiembre al encuentro para conformar la Red Departamental de Jóvenes Rurales que se llevó cabo en el Hotel Bolívar de Cúcuta, en el que también participaron jóvenes provenientes de la capital de Norte de Santander y de los ocho municipios que conforman la región del Catatumbo. La RDJR nace con cinco ejes de trabajo que agrupan las acciones que los jóvenes realizan en sus comunidades: cultura, educación, emprendimiento, medio ambiente y equidad de género.

El objetivo de la Red de Norte de Santander es articular las acciones de jóvenes rurales que se llevan a cabo en los distintos municipios del departamento, para luego conectarlas con las actividades de los demás departamentos y de la Red Nacional. Estas conexiones entre redes se hacen para visibilizar desde allí la situación del joven rural, movilizar estrategias de incidencia y participación de los jóvenes, y gestionar recursos económicos que impulsen sus iniciativas.

Durante los dos días la representante de la Red Nacional de Jóvenes Rurales, Yeisully Tapias, explicó a los asistentes los objetivos, el sentido y la historia de la Red Nacional para incentivar a los jóvenes de Norte de Santander a creer en su red y a trabajar como colectivo.

Al finalizar el encuentro se escogió por votación a Jonathan Alsina, del municipio de San Calixto, como gestor de la Red Departamental de Jóvenes Rurales. Él será el principal encargado de dinamizar la red en todo el departamento, y las iniciativas que desde allí se generen.

Uno de los primeros eventos en donde participará la recién creada Red Departamental será el Encuentro Nacional de Jóvenes Rurales que se llevará a cabo en Villavicencio, Meta entre el 17 y el 19 de octubre. Se espera que en este evento participen 40 jóvenes de la red de Norte de Santander.

La creación de la Red Departamental de Jóvenes Rurales se dio gracias al apoyo de la gobernación departamental, la ONG alemana GIZ, el grupo Joenpaz y El Servicio Jesuita a Refugiados Colombia, que acompañó la creación de la RDJR a partir del proyecto que brinda a la red de jóvenes.

 

Tejiendo lazos con migrantes venezolanos por medio de la cultura

El sábado 22 de septiembre de 2018, se desarrolló, en la ciudad de Pasto, el Encuentro Gastronómico y Cultural Colombo-Venezolano, en el cual, aproximadamente doce familias venezolanas y el grupo “Emprende Mujer”, cautivaron con sus sabores, colores y sonidos gran parte de la ciudad.


En este encuentro de culturas se vieron distintas iniciativas para generar la integración de los migrantes a la sociedad de Pasto, para ello, se contó con la participación de organizaciones como Colvenz, Fundación Sol de los Andes y el Servicio Jesuita a Refugiados.

El eje fundamental del evento fue fortalecer la solidaridad, esto con el propósito de tender lazos a los migrantes a través de distintas campañas como #VenezuelaSomosTodos. La población migrante venezolana y  la población víctima del conflicto armado, dieron a conocer una parte de su rica cultura en platos típicos como el pabellón, chivo al coco y ceviche del pacífico colombiano; sabores que se pudieron disfrutar y degustar durante el encuentro. Así mismo, hubo apoyo de distintos artistas que armonizaron y acompañaron el evento mediante música argentina, bailes de Brasil, el currulao del pacífico y el joropo venezolano.

Las muestras artísticas y gastronómicas, generaron un espacio en el que se tejieron nuevos lazos entre la comunidad de acogida y sus nuevos integrantes. Distintas nacionalidades se vincularon al evento mostrando solidaridad y unión con el pueblo venezolano.

La Semana Por La Paz en el Valle

 

El equipo regional Valle del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS Colombia) lideró, desde sus distintas áreas, una serie de actividades para celebrar y conmemorar junto con comunidades:  urbanas y rurales, la Semana por la Paz. El martes 11 de septiembre, se desarrolló en el barrio Miramar, ubicado en la comuna cinco del casco urbano de Buenaventura, un espacio denominado “Arte por la paz”, al que asistieron aproximadamente 50 niños, niñas y adolescentes (NNA), con el objetivo de lograr que los participantes discutieran, analizaran y reflexionaran sobre sus ideas entorno a la construcción de paz en el territorio. Una vez logrado esto, los NNA tuvieron la posibilidad de expresar a través de manifestaciones artísticas como el canto, el dibujo, la poesía y la escritura, entre otras, sus pensares y sentires respecto al tema de la paz.

 

 

En La Delfina, zona rural, Buenaventura

En la jornada de la mañana del jueves 13 de septiembre, se realizó otra actividad en el marco de la conmemoración de la Semana por la Paz en la Institución Educativa NACHASIN, ubicada en el corregimiento de La Delfina. “Teatro por la paz” fue el espacio que se abrió a jóvenes y adolescentes con el fin de motivar su participación en torno a la identificación de conflictos y la resolución de los mismos, tanto en sus esferas familiares, como en las escolares y comunitarias. Esta actividad contó con la participación de aproximadamente 25 estudiantes de la institución.  Gustavo Mestizo, asesor del área de Integración Local del JRS Colombia, afirma que este tipo de espacios “nos permiten comprender que, para lograr transformar situaciones conflictivas, o de escenarios complejos, se debe realizar un proceso a largo plazo que permita no solo identificar la ruta a seguir, sino también contribuir a la transformación de las realidades problemáticas de manera adecuada”.

 

En La Cima, zona urbana, Buenaventura

La actividad de cierre de la Semana por la Paz se llevó a cabo en la jornada de la tarde del 13 de septiembre, con la asistencia de aproximadamente 60 personas del barrio La Cima, ubicado en la comuna seis del distrito de Buenaventura. Bajo el nombre de “Chocolatada por la paz”, el JRS Colombia quiso propiciar un encuentro de intergeneracional que permitiera que los NNA se encontraran con los líderes y lideresas mayores de su comunidad para discutir y construir en conjunto ideas en torno a la construcción de paz en el territorio. Gustavo Mestizo, a nombre del equipo de Integración Local Valle, considera que el espacio logró su objetivo ya que “los NNA asistentes al espacio valoraron de manera positiva el aporte que los líderes y lideresas han hecho a la comunidad en función de la defensa territorial y de la creación de escenarios de encuentro y de formación comunitaria”.   

 

 

Compartir
Compartir