Bogotá DC. Miércoles 16 de agosto de 2017.

Portada Revista JaverianaEn su más reciente versión de la Revista Javeriana “Visita apostólica Papa Francisco Construcción de Paz Reconciliación”, el P. Mauricio García Durán, Director del Servicio Jesuita a Refugiados en Colombia y Latinoamérica y el Caribe presenta la realidad de los migrantes, desplazados y refugiados.

En esta edición participan expertos de diferentes temáticas que hacen énfasis en derechos humanos, medio ambiente, moralidad, diálogo interreligioso, construcción de paz y reconciliación. Estos temas en especial por la visita apostólica del Papa Francisco a Colombia en el próximo mes de septiembre.

Entre los expertos sobre el tema de derechos humanos el P. Mauricio García Durán escribe su artículo que ha sido titulado como: “ Entrañas de misericordia: El Papa Francisco ante los migrantes, desplazados y refugiados” en la que destaca algunos de los signos y gestos que ha realizado el Papa Francisco en relación con los migrantes, desplazados y refugiados desde que fue elegido en el año 2013.

Para leer el artículo completo debe descargar el siguiente archivo:

Artículo Entrañas de misericordia: El Papa Francisco ante los migrantes, desplazados y refugiados.

 

 

Semana de la Juventud Barrancabermeja 2017Barrancabermeja, Santander. Agosto 11 de 2017. En el marco de la Semana de la Juventud celebrada en el país la segunda semana de agosto a partir de la sanción  de la Ley Estatutaria de Ciudadanía Juvenil de 2013, celebraremos en el municipio de Barrancabermeja una semana por la vida, el amor y la paz, cuyos protagonistas son las y los jóvenes. En este encuentro habrán actividades de formación, artísticas, deportivas y culturales a partir del 11 al 19 de agosto de 2017.

El objetivo de promover este espacio desde el Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia es poner en el centro las necesidades y aspiraciones de las juventudes, su participación definitiva en la construcción de paz y sus propuestas para alcanzar un escenario de reconciliación.

Las actividades se realizarán en articulación con la Corporación Cultural Caimam, la Institución educativa Ciudadela Educativa Magdalena Medio, la Parroquia Sagrado Corazón y la Plataforma municipal de juventudes de la que hace parte el grupo Jóvenes Constructores de Paz (JCP).

Se trata de una Semana para festejar la vida, encontrarnos desde la diferencia, reconocer nuevos códigos desde el arte y la cultura y promover espacios de discusión.

 

AGENDA

Viernes 11 de Agosto: Espacio de formación a cargo del grupo Jóvenes Constructores de Paz en torno a: Paz y Reconciliación de 8:00 a 11:00 am. Paloka- Comuna 7.

Lunes 14 de Agosto: Conversatorio: Implementación de los acuerdos de paz, retos y desafíos, una mirada desde los jóvenes de 8:00 am a 12:00 pm. Paloka – Comuna 7.

Panelistas Invitados: Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medios, Unipaz, Organización Femenina Popular, Juventud Rebelde, Escuela de Formación Popular Sandra Rondón Pinto, Movimiento Identidad Estudiantil- Congreso de los Pueblos.

Miércoles 16 de Agosto: Lanzamiento de la Campaña: “Cuida tu cuerpo, métele ritmo”, jornadas de rumba terapia. Ciclopaseo- muestra de bicicross comuna 7.

Jueves 17 de Agosto: Espacio de Formación Estatuto de Ciudadanía Juvenil. Seguimiento a la Política Pública de Juventudes de Barrancabermeja de 8:00 a 10:00 am – Sala de audiovisuales Institución Ciudadela Educativa Magdalena Medio.

Sábado 19 de Agosto. Cierre cultural.

PRONUNCIAMIENTO REGIONAL

ACERCA DE LA SITUACIÓN DE POBLACIÓN MIGRANTE DE VENEZUELA EN LATINOAMÉRICA Y EL CARIBE

Foto: archivo SJR LAC.

 

Bogotá, D. C. Colombia. Agosto 10 de 2017. Venezuela vive hoy uno de los momentos más difíciles de su historia reciente tanto a nivel político, económico como social. Esta situación ha provocado una crisis generalizada que cuestiona la garantía del goce efectivo de los derechos fundamentales, tanto de los derechos civiles y políticos, como de los económicos y sociales de la población que allí reside.

Dicha coyuntura ha llevado a que un sin número de personas migren forzosamente a otros lugares del mundo, circunstancias que exponen a mujeres y hombres de todas las edades, en especial, a niños, niñas, jóvenes y adolescentes (NNJA), a difíciles situaciones.

En Latinoamérica el flujo migratorio de personas con nacionalidad venezolana ha tenido como principales destinos: Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, México, República Dominicana y Costa Rica, entre otros.

Por ejemplo, en México, según datos de la COMAR (Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados) en el 2014 se presentaron 56 solicitudes de refugio, para el año 2016 paso a 361, y entre enero y marzo de 2017 a 405 solicitudes; Colombia, según un estudio realizado por Migración Colombia con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), para junio de 2017 se calculaba un total de 300.748 venezolanos en el país. Situación que ha provocado la implementación la Tarjeta Migratoria Fronteriza (TMF) y el Permiso Especial de Permanencia (PEP) por parte del gobierno colombiano. En Ecuador, aunque al día no se conocen cifras actuales oficiales, según registros Instituto Nacional de Estadísticas y Censo, en el 2016 ingresaron a ese país 102.619 personas de nacionalidad venezolana, un aumento significativo en comparación con años anteriores (año 2012/27.459; año 2013/64.479; año 2014/88.196 y 2015/77.760, respectivamente). En Perú, debido a la creciente afluencia de esta población a este país, el 3 de enero de 2017, expidió a través del el Ministerio del Interior el Decreto Supremo N° 002-2017-IN5, mediante el cual se establece lineamientos para facilitar la regularización migratoria de ciudadanos/as venezolanos/as, a través del otorgamiento de un carné de Permiso Temporal de Permanencia (PTP). Dicho decreto entró en vigencia el 2 de febrero y el plazo para presentación de solicitudes concluyó el 2 de agosto de 2017.[1]

Si bien, los Estados han implementado acciones para mitigar la situación, estas se han visto limitadas dada la poca o nula accesibilidad y difusión pública de datos migratorios actualizados o de información para la población migrante y en busca de refugio[2], lo que se traduce en invisibilización de la verdadera magnitud de la problemática, evidenciando graves situaciones que requieren la respuesta oportuna y coordinada de las instituciones públicas con el apoyo de la sociedad civil para enfrentar las eventuales dificultades en la protección de los derechos de las personas venezolanas en situación de movilidad humana en la región.

Algunas de las problemáticas que se derivan de este contexto están relacionadas a dificultades en el acceso a derechos como la salud y educación para NNJA, explotación laboral, falta de garantías y del debido proceso a todas aquellas personas que se encuentran en situación de necesidad de protección internacional[3], así como actitudes de discriminación o xenofobia en los lugares de tránsito o de destino entre otras.

Por lo anterior, las oficinas del SJR de Colombia, Venezuela, Ecuador, México, y de Latinoamérica y el Caribe de manera conjunta, exhortan a los Estados de la región a hacer un seguimiento más cercano, revisar y mejorar de manera urgente las acciones de respuesta que se están implementando con el fin de que estas respondan de manera integral, oportuna y con enfoque de derechos, según lo establecido por los instrumentos internacionales y especialmente por la Declaración de Cartagena[4], las cuales buscan el justo y digno trato a esta población que sufre circunstancias difíciles y que requiere tanto apoyo como garantías de respeto de todos sus derechos; y animamos a la sociedad civil para que promueva y actúe en solidaridad y hospitalidad con aquellas personas que llegan en busca de apoyo y refugio.

 

 

SERVICIO JESUITA A REFUGIADOS – LATINOAMERICA Y EL CARIBE

Mayor información:

incidencia@sjrlac.org

 

[1] Defensoría del Pueblo de Perú. Documento AYUDA MEMORIA SOBRE LA SITUACIÓN DE CIUDADANOS/AS VENEZOLANOS EN EL PERÚ. Presentado ante la CIDH 163 período de sesiones. 7 de Julio del 2017. Lima, Perú.

[2] La Convención de la ONU de 1951 relativa al estatuto de los refugiados es la piedra angular de la protección del refugiado a nivel internacional. Sin embargo, la definición de refugiado contemplada allí, no cubre todas las situaciones de desplazamiento forzado presentes hoy por hoy en el contexto latinoamericano. Desde el Servicio Jesuita a Refugiados, somos conscientes de las problemáticas de esta población en la región y por ello vemos la necesidad del uso de una definición más amplia sobre refugio, como la ofrecida por la Iglesia Católica en el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes en 1992 donde el Pontificio Consejo Cor Unum incorpora el concepto “ refugiado de facto”, el cual hace referencia no solo a toda persona perseguida a causa de su raza, religión pertenencia a grupos sociales o políticos sino también a toda víctima de los conflictos armados, de las políticas económicas erróneas o de desastres naturales, y, por razones humanitarias.

[3] Se ve con preocupación la falta de garantías Humanitarias mínimas durante el estudio de solicitud del proceso, dificultades para el acceso a hospedaje de emergencia y vivienda digna, mujeres gestantes y lactantes con barreras en asistencia médica.

[4] (…) “Al respecto, la Corte Interamericana ha sostenido que en atención al desarrollo progresivo del derecho internacional, las obligaciones derivadas del derecho a buscar y recibir asilo resultan operativas respecto de aquellas personas que reúnan los componentes de la definición ampliada de la Declaración de Cartagena sobre Refugiados de 1984, la cual responde no sólo a las dinámicas de desplazamiento forzado que la originaron, sino que también satisface los desafíos de protección que derivan de otros patrones de desplazamiento que suceden en la actualidad”. CIDH, Derechos humanos de migrantes, refugiados, apátridas, víctimas de trata de personas y desplazados internos: Normas y estándares del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, 31 de diciembre del 2015.

Fotografía: Julián David Poveda , fecha: Junio 23 de 2017 - Lugar: Fundación Escuela Taller.Buenaventura, Valle del Cauca. Julio 18 de 2017. En la noche del jueves 22 de junio de 2017 en la ciudad de Buenaventura se llevó a cabo uno de los eventos conmemorativos del Día Mundial del Refugiado que se desarrollaron durante esa semana. En las instalaciones de la Escuela Taller, se realizó la “Velada Pacífica”, en la que se honró la fortaleza, capacidad de resiliencia y valores colectivos de las comunidades en situación de desplazamiento del resguardo indígena Chagpien Tordó. Se valoró en ellas el acto heroico en el que se levantaron en la defensa del derecho a la dignidad del pueblo, en la acción del Paro Cívico para Vivir con Dignidad y Paz en el Territorio.

Posteriormente se presentó el documental llamado “Refugee”, el cual muestra la realidad de los refugiados de diversas partes del planeta desde la perspectiva de cinco fotógrafos, que están en varios países del mundo fotografiando la realidad de los refugiados y de los migrantes internos que tienen algunos países como Colombia.

Luego, en el evento se presentó el grupo musical Mar Afuera, quien fue ganador del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez del año 2016. Las y los participantes tuvieron la oportunidad de festejar la vida de las personas que sobreviven a las dinámicas de desplazamiento forzado, en un encuentro interétnico que resaltó la dignidad en medio de las condiciones complejas en las que han vivido y siguen viviendo día a día.

Buenaventura, Valle del Cauca. Julio 18 de 2017. En el marco de la conmemoración del Día Mundial de la persona Refugiada y Desplazada que tiene lugar a nivel internacional desde el día 20 de Junio de 2001, por decisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas – Resolución 55/76 del 4 de diciembre de 2000; las comunidad negra/afrocolombiana de Cabecera y la comunidad indígena Wounam de Chagpien Tordó, desplazadas de la zona rural del Distrito de Buenaventura desde el mes de marzo del presente año, llevaron a cabo un partido de futbol inter-étnico, con la participación tanto hombres como de mujeres, esto en aras de seguir uniendo los lazos de hermandad y solidaridad, más allá de su condición de víctimas del conflicto armado. Fotografía: Julián David Poveda , fecha: Junio 20 de 2017 - Lugar: Coliseo Deportivo en Buenaventura.

De este espacio se resalta la cordialidad y el respeto mutuo dentro de la cancha y fuera de la misma, allí primó el compartir, más que la competencia, el reconocimiento del otro con su diferencia y su coincidencia, un momento histórico para recordar, el cual nos anima a seguir aportando en la construcción de un mejor país.

Seguimos considerando que el deporte, la música, la danza, el arte son elementos culturales que contribuyen al fortalecimiento de los lazos de confianza, reconocimiento y respecto por el otro, situación que contribuye a la construcción de una nación en paz, en medio de la diversidad. Así, queda mucho por aprender de las comunidades étnicas del pacifico que siguen dando ejemplo de paz y convivencia, que en medio de sus penurias sociales y precariedades económica generadas por el conflicto armado, siguen creyendo que es posible la paz en este país y una vida mejor para todos y todas.

Buenaventura, Valle del Cauca. Julio 18 de 2017. Con motivo del Día Mundial de la persona Refugiada y Desplazada que se celebra cada 20 de junio, el equipo del Servicio Jesuita Refugiados – Colombia, en su oficina local en Buenaventura, realizó una jornada de trabajo con Niños, Niñas y Adolescentes, afectados por el desplazamiento forzado en Buenaventura. Fotografía: Julián David Poveda, fecha: Junio 20 de 2017 - lugar: Casa de encuentros Bagno Regio

En esta oportunidad, se contó con la participación de NNA en un ejercicio que buscó promover el fortalecimiento de las relaciones interétnicas, la comprensión de la situación de desplazamiento y el intercambio de experiencias entorno a la problemática en común.

Así pues, en el transcurso de la jornada, se hizo uso de una metodología lúdico pedagógica que permitió de forma práctica acercar a los NNA al entendimiento acerca de su situación de desplazamiento, a fin que a la vez estos reconocieran sus derechos y resaltaran aquellos mecanismos de resiliencia que cada uno ha empleado desde su cotidianidad para la utilización del tiempo libre y la adaptación a este nuevo escenario de vida transitorio.

De esta manera, el espacio permitió que entre juegos y sonrisas, los y las participantes se pudiesen encontrar y recrear, construyendo un significado conjunto respecto al concepto de desplazamiento, a partir de una nueva representación de la experiencia vivida que les permitió resignificar, de acuerdo a su etapa cognitiva de desarrollo, el conjunto de hechos sufridos.

 

Cúcuta, Norte de Santander. Viernes 16 de junio de 2017. Con el objetivo de inaugurar el parque comunitario, ubicado en el sector del Tejar del asentamiento la Conquista, el pasado 19 de abril se reunió la comunidad para realizar un acto simbólico de apertura del mismo.

Foto: archivo equipo regional en Norte de Santander del SJR Colombia.Se programa la inauguración del parque para darlo a conocer a todas las comunidades colindantes, esta obra fue construida en el marco de la estrategia recuperación temprana y permanencia en el territorio del área de Integración Local del Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia en Norte de Santander con fondos comunitarios y el apoyo de Nelson Ovalles y Caritas Alemania en beneficio de la comunidad en el barrio La Conquista, Villa Paz y Guadalupe ubicados en el anillo vial occidental de la ciudad de San José de Cúcuta. Esta obra es además un primer paso en la ejecución de Plan de Desarrollo Comunitario consolidado en el año 2016.

Éste espacio se proyecta como respuesta a la necesidad de recreación y compartir comunitario entre los diferentes barrios colindantes como estrategia de fortalecimiento del tejido social, generando espacios que permiten a las comunidades participar en la formulación de propuestas que van acorde a sus sueños desde la colectividad, al mejoramiento de la calidad de vida y relaciones sociales basadas en la justicia social y reconocimiento del otro como sujeto de derechos, esta beneficia cerca de 2000 familias que habitan en dichos asentamientos y poco a poco van desdibujando las barreras invisibles entre los sectores y forjando pasos sólidos para la construcción de una paz estable y duradera.

En la inauguración de esta obra estuvo presente Federico Kirken, representante de Caritas Alemana, donante del Servicio Jesuita a Refugiados en Colombia, quien pudo ser testigo de los rostros de satisfacción en una comunidad que ha forjado su camino con muchos esfuerzos.

 

 

Cúcuta, Norte de Santander. Miércoles 14 de junio de 2017. La comunidad la Fortaleza es un asentamiento humano que alberga un importante número de población víctima del conflicto armado y población retornada de Venezuela, ubicada en las inmediaciones del anillo vial. Como resultado del trabajo comunitario se construyeron dos aulas que ahora cumplen funciones de Instituto Educativo, llevan por nombre “Corporación Innovar” y brinda educación formal a los niños y niñas del sector. Foto: archivo equipo regional en Norte de Santander del SJR Colombia.

Por las mismas dificultades del contexto para acceder al servicio de agua de máxima calidad, la escuela no contaba con las condiciones adecuadas para almacenar agua potable apropiada para el consumo de los estudiantes que a diario reciben sus clases, después de un encuentro con la Junta de Acción Comunal y las hermanas de la congregación “Nueva Vida” entre líderes de la comunidad, se genera una alianza entre la comunidad y el Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia para adecuar las instalaciones y dotar la institución educativa con un filtro bebedero dispensador de agua fría ozonizada de 100 litros en beneficio de 84 niños en transición y preescolar, además de beneficiar a toda la comunidad.

El compromiso para llevar a cabo la obra se estableció entre docentes, padres de familia y junta de acción comunal con el fin de garantizar el debido uso y mantenimiento, así mismo, el SJR Colombia aportó los materiales y acompañamiento a la organización comunitaria para realizar la obra e instalar el equipo mientras que la comunidad se encargó de la mano de obra. Este proyecto se realizó en el marco de la estrategia de recuperación temprana y consumo de agua segura, mitigando el riesgo de adquirir enfermedades por consumo de agua no potable principalmente en la niñez.

Cúcuta, Norte de Santander. Viernes 9 de junio de 2017. Como parte del acompañamiento del área de Integración Local del Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia a la comunidad en la vereda La Siberia del municipio de Herrán – Norte de Santander desde el año 2014 y respondiendo al plan de acción comunitario construido participativamente entre la comunidad, el SJR Colombia y la Defensoría del Pueblo, se realizaron obras de adecuación al dispensario comunitario de salud. Foto: archivo equipo regional en Norte de Santander del SJR Colombia.

En este contexto se conforma una importante alianza entre la Alcaldía de Herrán y el SJR Colombia para apoyar el pago de honorarios correspondientes a la mano de obra y gastos en materiales respectivamente, con el compromiso por parte de la comunidad de realizar la veeduría y ayudar en su construcción.

El SJR Colombia con fondos de Caritas Alemana dotó con implementos médicos el dispensario comunitario de salud incluyendo el botiquín con dotación, la camilla y escalerilla, el glucómetro, tensiómetro y báscula. Además se acompañó la organización comunitaria durante la obra.

La construcción del dispensario beneficia a cerca de 200 personas de la Siberia (Colombia) y Betania (Venezuela) en acciones de primeros auxilios, siendo también un espacio adecuado para promover brigadas de salud, esta estrategia busca prevenir riesgos en salud debido a la lejanía de la comunidad con su cabecera municipal, además de generar condiciones de calidad de vida y permanencia en el territorio. La administración municipal de Herrán se ha comprometido con la formación en primeros auxilios de cinco habitantes de la vereda para garantizar el máximo provecho de la obra.

 

Cúcuta, Norte de Santander. Viernes 9 de junio de 2017. En el asentamiento La Conquista, ubicado sobre el anillo vial occidental de la ciudad de Cúcuta, se implementó un proyecto de arborización como parte de la estrategia de recuperación temprana y permanencia en el territorio, a fin de prevenir riesgos por desastres naturales y mitigar la inestabilidad del terreno. Foto: archivo equipo regional en Norte de Santander del SJR Colombia.

Previamente se realizaron visitas técnicas para determinar las características del suelo con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental – Corponor y el acompañamiento del Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia desde el área de Integración Local del equipo regional en Norte de Santander.

Corponor visitó el asentamiento priorizando 2 zonas para la siembra de dos tipos de árboles que según estudios de la entidad cumplen con el perfil para ayudar a disminuir las condiciones de erosión que presentan los suelos del terreno y reducir el riesgo por deslizamientos y desastres. Es por ello, que se llevaron a cabo 4 jornadas (3 en el segundo semestre del año 2016 y 1 en el año 2017) de siembra, en ellas, participaron cerca de 30 personas por sesión, siendo un total de 120 personas, con quienes hubo un proceso de sensibilización frente a la importancia de la existencia y permanencia de los árboles, logrando así la siembra de 190 árboles de matarratón y 25 árboles de Cují. Éstas jornadas fortalecen los lazos de la comunidad, así mismo, les permite reconocer y apropiarse de su territorio como un bien común.

JFoto: archivo equipo regional en Norte de Santander del SJR Colombia.Las acciones para el cuidado del entorno además de contribuir a corto y largo plazo con el progresivo mejoramiento de la calidad del aire, de la regulación de la temperatura (generando sensación de una temperatura más baja), la generación de sombra para refugio de animales y seres humanos, un ambiente estéticamente más agradable que armoniza con las estructuras públicas y residenciales que se han levantado en los últimos años también contribuye al mantenimiento y limpieza del agua a través de sus raíces.

Pese a que continúa la necesidad de generar espacios para apostarle a la educación ambiental en la comunidad, se evidencia que las personas que participaron de las jornadas de siembra, han ayudado a cuidar y a replicar la importancia de la protección del ambiente natural del territorio, y cada vez se suman más personas a éste tipo de iniciativas.