• (1) 2456181
  • comunicaciones@sjrcolombia.org

Category ArchiveBoletín Informativo

Mesa de Coordinación y Atención a Población Migrante Proveniente a Venezuela

Durante el 2018 el Área de Incidencia del equipo regional Nariño del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) Colombia, apoyó la creación de La Mesa de Coordinación y Atención a Población Migrante Proveniente de Venezuela, con el fin de garantizar los derechos de las niñas y niños desescolarizados provenientes del vecino país. Este proceso surge cuando el JRS Colombia posiciona la migración venezolana en la agenda política frente al Consejo y la Alcaldía de Pasto, para reforzar la claridad en la ruta de atención a la población migrante.

Teniendo en cuenta, que en el marco del CONPES 3950  se invita a que las organizaciones humanitarias e institucionalidad local se articulen en los temas de salud y educación, la Secretaria de Inclusión Social, que adelantaba estrategias para la prevención de conflictos en los barrios, propuso la creación de una mesa de coordinación que potenciara los recursos y esfuerzos de las organizaciones humanitarias y la institucionalidad local. De esta manera, la Mesa de Coordinación y Atención a Población Migrante Proveniente de Venezuela fue creada por medio del decreto 0497 del 31 de diciembre de 2018, y contó con la asistencia jurídica del JRS Colombia. Cabe resaltar que por medio de esta mesa, la población venezolana tiene una representación real y voz junto con el acompañamiento de las organizaciones humanitarias.

Con esta experiencia, el espacio se ha replicó en Ipiales, donde la Alcaldía solicitó la asistencia técnica del JRS Colombia y la ACNUR para crear la mesa de coordinación en el mes de febrero del 2019.

Encuentro psicosocial con mujeres migrantes

El pasado 25 de abril en Barrancabermeja, el Servicio Jesuita a Refugiados Colombia, equipo de Acción Humanitaria de Magdalena Medio, realizó un encuentro psicosocial para madres gestantes y lactantes venezolanas que tuvo como objetivo propiciar un espacio de reflexión respecto a la maternidad en tiempos de cambio.

Gracias a la socialización de diferentes prácticas de cuidado sobre su cuerpo y sus emociones, las mujeres crearon un espacio de escucha y apoyo, donde tuvieron la oportunidad de encontrarse e identificar experiencias similares en sus historias de vida, compartir relatos, esperanzas y hablar sobre las dificultades así como las esperanzas que han adquirido en la etapa de embarazo y la lactancia. Asimismo, este espacio permitió que las mujeres hablaran sobre el sentido de vida y el futuro que anhelan para ellas y sus hijos/as, y sobre la importancia de cuidarse a ellas mismas, como mujeres y madres, para poder continuar en su búsqueda de una vida digna que brinde las posibilidades de realizar sus proyectos de vida a nivel personal y familiar.

Misión Itinerante en Barrancabermeja

El 12 de abril el Servicio Jesuita a Refugiados Colombia, equipo regional Magdalena Medio, realizó una misión itinerante en la vía Barrancabermeja-Bucaramanga, allí se entregaron bolsas con productos de alto contenido calórico y apoyos económicos para el alojamiento temporal de los migrantes en tránsito. La misión permitió evidenciar la gran cantidad de personas que transitan esta vía en búsqueda de acceder a diferentes destinos como Perú, Ecuador, Brasil y Chile.

 

Por lo cual, se entregaron folletos que contienen una serie de recomendaciones prácticas para tener en cuenta durante el viaje y unos mapas para que las personas puedan planear las posibles rutas que pueden tomar para llegar a su destino.  Aproximadamente, 90 personas se vieron beneficiadas de la entrega de estas ayudas humanitarias. Durante esta jornada se priorizó la ayuda a mujeres en estado de embarazo, cabeza de familia y a niños, niñas y jóvenes

Tejedores de vida celebrando el Día de Europa

Representantes del JRS Colombia del proyecto Tejedores de Vida y el Colectivo Proterra en el Stand de la feria ambiental del Día de Europa. Fotografía del JRS Colombia.

Representantes del JRS Colombia y del colectivo Proterra fueron parte de la feria ambiental en el marco de la celebración del Día de Europa, el pasado 9 de mayo, en las instalaciones de la Delegación de la Unión Europea, Bogotá. Dos de nuestros proyectos: Jóvenes rurales y Tejedores de Vida, expusieron sus objetivos, actividades e incidencia en los territorios de Soacha, Nariño, Valle del Cauca, Norte de Santader y Bogotá.

La feria ambiental contó con varias iniciativas de distintas organizaciones, las cuales, contribuían de una u otra manera a la preservación del medio ambiente. Desde el Proyecto Tejedores de Vida, compartimos la idea de reconciliación con la naturaleza, siendo ésta otra víctima del conflicto armado en Colombia. Además, describimos los Encuentros de Memoria Ambiental, exaltando el diálogo entre generaciones para reconectar a los niños, niñas y jóvenes con sus territorios.

Finalmente, contamos con la presencia de la Embajadora de la Unión Europea, Patricia Llomabart, quien nos motivó a continuar con la incidencia con niños, niñas y jóvenes en pro de la preservación del medio ambiente. Además, de recomendarnos articularnos con otras organizaciones para expandir el impacto de los proyectos, su gente y el medio ambiente.

Representantes del JRS Colombia del proyecto Tejedores de Vida y el Colectivo Proterra en el Stand de la feria ambiental del Día de Europa. Fotografía del JRS Colombia.

Respuestas Regionales a la Crisis Migratoria

Los días 24, 25 y 26 de abril en la ciudad de Cúcuta se llevó a cabo el Cuarto taller: Respuestas Regionales a la Crisis Migratoria, organizado en conjunto con la Coordinadora de Investigaciones Económicas y Sociales CRIES, The Stanley Foundation, GPPAC, Instituto Pensar y JRS Colombia. El evento contó con la participación de representantes de diversas instituciones de la sociedad civil, universidades, centros de estudio, representantes de la OEA y organizaciones no gubernamentales de América Latina. El principal objetivo del taller fue evidenciar la realidad de las necesidades humanitarias causadas por la crisis venezolana. Durante la jornada de campo liderada por el equipo regional del JRS Colombia, se pudo evidenciar los vacíos de protección que tiene la población migrante, retornada, las comunidades de acogida, el pueblo Yukpa y los NNAJ en riesgo de apátrida. A partir de los diferentes debates llevados a cabo, se pudo establecer las necesidades de atención humanitaria inmediata para las comunidades y la puesta en marcha de la construcción de los Policy Memos con las recomendaciones dadas para su implementación en políticas públicas de atención al migrante.

Orientación y enrutamiento jurídico en Norte de Santander

El equipo regional de Norte de Santander realizó una jornada de orientación jurídica a población migrante y víctima del conflicto armado en el municipio de Tibú los días 9, 10 y 11 de abril. Esta se realizó en alianza con la Defensoría del Pueblo Regional, ACNUR y la Personería Municipal. La jornada tuvo como objetivo brindar orientación y enrutamiento jurídico para el acceso a derechos. La necesidad de orientación de la población migrante estaba relacionada con trámites para la nacionalización y el acceso a salud y educación. En cuanto a población víctima del conflicto armado, la mayor solicitud de orientación fue para realizar la declaración extemporánea, actualizar datos ante la UARIV y solicitar información relacionada a la asistencia humanitaria.

Esta jornada se realizó en el corregimiento de La Gabarra, donde fueron orientados 16 personas migrantes y 19 víctimas del conflicto armado, para un total de 86 personas acompañadas (directas e indirectas). En el corregimiento de Tres Bocas se orientaron 175 personas, 40 núcleos familiares migrantes y 18 víctimas del conflicto armado. Esta ruta de atención jurídica finalizó en el corregimiento de Campo Dos con un total de 174 personas atendidas, 35 núcleos familiares migrantes y 11 relacionados a hechos del conflicto armado.

Primeros Encuentros de Reconstrucción de Memoria Ambiental en Bogotá y Soacha

“Como el Charquito no es tan reconocido, la memoria es como nuestras raíces. Es saber de dónde venimos y sentirnos orgullosos. Porque el Charquito también es un lugar hermoso, pero escondido entre las montañas”. Esteban Pacanchique, 16 años, Estudiante de la Institución Educativa Eugenio Díaz Castro, en la vereda El Charquito, Soacha.

El Servicio Jesuita a Refugiados Colombia, el Colectivo Proterra y la Asociación de Colegios Jesuitas (ACODESI), con el apoyo de la Delegación de la Unión Europea en Colombia, son los encargados de desarrollar el proyecto de Tejedores de Vida dirigido a niños, niñas, adolescentes y jóvenes (NNAJ) para que sean futuros agentes de cambio y constructores de paz, en los territorios de Nariño, Valle del Cauca, Soacha y Bogotá.

Esta vez, durante el mes de abril se llevaron a cabo los primeros Encuentros de Reconstrucción de Memoria Ambiental con la participación de 80 jóvenes, principalmente estudiantes de noveno, décimo y once, en el colegio José María Veláz, ubicado en la localidad de Suba, y en el municipio de Soacha, con dos colegios: Soacha para Vivir Mejor y la institución educativa Eugenio Díaz Castro, ubicado en la zona rural de la vereda El Charquito.

 

Participantes de distintas generaciones y culturas del Primer Encuentro de Reconstrucción de Memoria Ambiental en el colegio de Fe y Alegría: José María Veláz. Fotografía del JRS Colombia.

 

La finalidad fue conocer o recordar las transformaciones de los territorios mediante un diálogo entre jóvenes, profesores, padres de familia, líderes sociales, taitas Muiscas y representantes de colectivos ambientales, como los de la Red conejeras, Sembradores Van der Hammen, Fundación Chipacuy, el Colectivo Suba Nativa y Sembrando Cultura. Quienes contribuyen a la no repetición de los daños hechos a la naturaleza y a la reconstrucción del tejido social dentro de las comunidades. 

El reconocimiento y las reflexiones de los cambios en el territorio parten de la actividad de Mapas parlantes, llevada a cabo en las instituciones educativas mencionadas. Espacio en el  que los jóvenes y adultos dialogaron sobre el pasado y el presente de sus respectivos territorios, con el objetivo  de hacer evidente en un mapa, el antes y después de Suba y Soacha. Los participantes se dividieron en dos equipos, cada uno con un croquis, el primer grupo  dibujó  las características sociales y ambientales, mientras que el segundo identificó  las transformaciones que a lo largo de la historia han ocurrido en los espacios geográficos: Deforestación, urbanización, apertura de ladrilleras, minas de carbón, contaminación de fuentes hídricas, descubrimiento de sitios arqueológicos, entre otros.

Este espacio generó importantes reflexiones entre los habitantes al momento de comparar sus territorios con lo dibujado en los croquis o mapas del pasado y los mapas del presente. Asimismo, la construcción de memoria se realizó con otra actividad llamada Huellas en el territorio que invitaba a cada uno de los participantes a contribuir con la construcción de una línea del tiempo para identificar las modificaciones de los recursos hídricos, suelo, condiciones del aire, fauna y flora.

 

Mapa del presente del territorio de Suba en el Primer Encuentro de Reconstrucción de Memoria Ambiental en el colegio de Fe y Alegría: José María Veláz. Fotografía del JRS Colombia.

 

La importancia de los Encuentros de Reconstrucción de Memoria Ambiental en territorios urbanos y rurales, como Suba y Soacha, motivó a los estudiantes a conocer un poco más sobre la historia de su contexto y la importancia de la memoria para no permitir más daños a los ecosistemas que los acompañan en su cotidianidad. Además de generar vínculos entre las instituciones y los procesos comunitarios de los colectivos ambientales y sociales. Sandra, representante de Proterra, explica la importancia de estos encuentros: “los jóvenes pueden ver y conocer espacios de incidencia en los que pueden participar y, además, mostrarles a los chicos que hay experiencias exitosas con el territorio”.

Fue así como a través del diálogo intergeneracional se realizó la reconstrucción y el reconocimiento de la memoria en los territorios. Sembrando una semilla, abriendo un proceso de cambio, para no repetir los errores ambientales del pasado y las decisiones que llevaron a la deforestación, contaminación de fuentes hídricas y reducción de fauna y flora en las comunidades rurales de Suba y Soacha, y la comunidad rural en la vereda el Charquito.

 

Vereda El Charquito, municipio de Soacha. Vista del Río Bogotá contaminado y la Primera Hidroeléctrica de Colombia. Fotografía del JRS Colombia.

Festival Cultural y Gastronómico Colombo Venezolano en Pasto, Nariño

El 28 de abril se realizó el Festival Cultural y Gastronómico Colombo Venezolano en Pasto, Nariño. Este evento se enmarca en la campaña “Nariño y Venezuela hermanos sin fronteras”, que busca la integración de la comunidad de acogida con los migrantes venezolanos, por medio de acciones de agradecimiento y hospitalidad que se desarrollarán de manera sostenida a lo largo del año.

En este espacio se vendieron diferentes productos de origen venezolano como la chicha, el papelón, la arepa rellena, empanadas, marquesas, quesillos entre otros. La muestra gastronómica colombiana estuvo representada por las mujeres del proceso de Anganoy, mujeres cabeza de familia, algunas de origen pacifico, que trajeron ensaladas de frutas, ceviche de camarón y ensaladas de frutas.

De igual forma, se realizaron actividades lúdico-deportivas como la rumbaterapia liderada por Anthony Montero, un bailarín de origen venezolano que ha representado al departamento de Nariño en concursos internacionales de baile. También hicieron presencia los juegos tradicionales como chapita, pelotica de goma, kikinbol y baloncesto, por medio de los cuales se logró integrar a la comunidad venezolana y colombiana desde un espacio para reencontrarse con eso que les es propio y que habían dejado atrás por la migración.

Estos eventos están contemplados dentro de la estrategia de la Celebración del Día del Refugiado y están siendo apoyados por el Servicio Jesuita a Refugiados, ACNUR, la Alcaldía de Pasto entre otras organizaciones. El equipo de JRS Nariño viene apoyando estas iniciativas que buscan promover una cultura de integración y prevengan la exclusión y xenofobia.

Encuentro de Jóvenes por un Pacífico Mejor: la niñez y la juventud

El 22 de marzo se retomó el Encuentro de Jóvenes por un Pacífico Mejor: la niñez y la juventud quieren sentir el ritmo de la paz aplazado desde el 16 de noviembre de 2018 por motivos de orden público, donde adolescentes y jóvenes de distintos procesos acompañados por organizaciones del territorio, incluyendo los adolescentes y jóvenes de la sede Gran Colombia de la Institución Educativa Francisco Javier Cisneros y de la Institución Educativa Nachasín, llevaron a cabo acciones conmemorativas por los 29 años de la Convención de los Derechos del Niño (y la niña).

En esta acción llamada Encuentro de Jóvenes por un Pacífico Mejor: la niñez y la juventud quieren sentir el ritmo de la paz, los adolescentes y jóvenes  expresaron desde la diversidad, y a través del arte, reflexiones frente a la necesidad de garantías para el desarrollo integral de la niñez.

 

Más de 800 jóvenes del país se movilizaron por las víctimas del conflicto armado

 

Red de mensajes a Víctimas del conflicto en la apertura Del 9 al 9.

 

En el marco del proceso del 9 al 9 “Quiéreme bien, herédame la paz”, el cual hace parte del proyecto Tejedores de Vida, financiado por la Unión Europea, y ejecutado por el Servicio Jesuita a Refugiados Colombia, el Colectivo Proterra y ACODESI, se llevaron a cabo en el mes de abril, y en especial el día 09, varias actividades en conmemoración al Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas del Conflicto en Colombia.

Durante el mes de abril se han adelantado diferentes actividades en las Instituciones Educativas que hacen parte del proyecto. Estas jornadas estuvieron enmarcadas en torno a la importancia y el valor de la memoria social e individual en la construcción de una cultura de paz desde los jóvenes.

Por ejemplo, el pasado 9 y 11 de abril, en la Institución Educativa Eugenio Díaz Castro, de la vereda el Charquito de Suacha,y en el Colegio Fe y Alegría, Soacha Para Vivir Mejor, participaron alrededor de 240 estudiantes en una actividad dividida en 6 momentos, que buscó sensibilizar y dar a conocer a los jóvenes de esta zona, la memoria de hechos victimizantes del país a través de la reconstrucción de la misma, pero también incorporando una narrativa incluyente, que lograra visibilizar la resistencia y resiliencia de las comunidades y el rol fundamental de estas en procesos de paz.

Asimismo, el Colegio Jesuita Santa Luisa, ubicado en la localidad de Kennedy, se realizó con 35 estudiantes la apertura Del 9 al 9, a cargo del grupo estudiantil JRS, convocando no solo a los estudiantes de su institución educativa sino a jóvenes ajenos al proceso del Colegio Francisco Miranda y el Colegio Formación Integral Nuevo Mundo.

Las actividades del pasado 9 de abril, en el Colegio Santa Luisa tuvieron como finalidad generar espacios de reflexión en torno a la memoria del contexto colombiano y el conflicto armado mediante un performance, y una línea de tiempo fotográfica, además de una actividad para tejer redes vinculado las historias de vida de cada uno de los participantes, todo con el fin de invitar a los jóvenes de las distintas instituciones a ser parte del grupo JRS y convertirse en pequeños agentes de cambio.

Por otro lado, los Jóvenes del Colegio Mayor de San Bartolomé realizaron una actividad enfocada a la memoria desde aspectos personales y sociales que reflejan las posibilidades de enfrentar y reconocer los hechos de forma tanto personal como colectiva. Para ello, en el patio central de la institución se reunieron estudiantes de diferentes grados acatando al llamado de un joven que con micrófono en mano resaltó la importancia del proceso Del 9 al 9 e invitó a los demás a compartir su primer recuerdo como una acción simbólica, con el fin de movilizar la participación juvenil en la construcción de paz.  Estos recuerdos se escribieron en papeles que se recopilaron en telas de diferentes colores.

Finalmente, 12 instituciones de diferentes departamentos del país y más de 800 estudiantes dijeron Recordar Me Da Poder y “Quiéreme bien, herédame la paz”.

 

Compartir
Compartir