QUÉ HACEMOS

lorenaEl presente informe, elaborado a partir del trabajo del Servicio Jesuita a Refugiados en Colombia, se presenta un panorama de la actual situación humanitaria que enfrentan las víctimas del conflicto armado y especialmente las víctimas del desplazamiento forzado en el país. Al mismo tiempo, mostramos algunos de los rasgos principales de la situación particular en cada una de las regiones donde hacemos presencia y acompañamiento a las víctimas.

Durante los primeros seis meses del año el conflicto armado ha cobrado miles de víctimas en diferentes zonas del país. La inmensa mayoría son las víctimas de desplazamiento forzado. De acuerdo con el último informe del Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno, Colombia es el país con más desplazados internos del mundo con un total entre 4,9 y 5,5 millones de personas desplazadas forzosamente en los años que lleva el conflicto armado en el país[1]. Según el último informe de CODHES, 256.590 personas fueron desplazadas en 2012. Por lo menos 15.784 personas han sido desplazadas durante el primer semestre de 2013 en eventos masivos según reporta el Boletín Informativo de OCHA[2], 15% de ellos en eventos intra-urbanos, y 91.000 personas más, se encuentran en situación de confinamiento durante el mismo periodo[3].

Este drama es vivido de manera particular por las comunidades afro descendientes e indígenas, quienes afrontan de manera diferenciada las consecuencias del conflicto armado. En un reciente comunicado, la Organización Nacional de Indígenas de Colombia ONIC reporta el desplazamiento de 1.506 personas, 23 víctimas de homicidios, amenazas y detenciones a 20 personas, confinamiento de 5.847 víctimas y el reclutamiento forzado de dos personas entre enero y julio del año 2013[4].

SONY DSCEsta situación se repite con los Niños, Niñas, Adolescentes y Jóvenes (NNAJ). El reclutamiento forzado de niños y niñas por parte de los grupos armados en Colombia sigue siendo una de las principales causas de desplazamiento forzado en este grupo poblacional. Preocupa también la persistencia de otras vulneraciones contra la niñez como las violaciones a los derechos a la vida y la integridad personal por acciones durante las hostilidades o por causa de minas antipersonal o municiones sin explotar, el confinamiento, la denegación de atención humanitaria, la ocupación de escuelas, la violencia sexual y otras afectaciones a sus derechos económicos, sociales y culturales. Llaman particularmente la atención las “campañas cívico-militares” de la Policía Nacional con los jóvenes, con las cuales se pretende inducirlos a que colaboren con la fuerza pública y motivarlos para que se incorporen a la filas de esta institución. De acuerdo con la información suministrada por la Coalición contra la vinculación de niños, niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia COALICO sobre la situación de la niñez afectada por el conflicto armado, a nuestras oficinas, en 2012 y lo que va corrido de 2013 se cuentan 135 homicidios y más de 1027 desplazamientos forzados.

En relación con las víctimas de desplazamiento forzado que se encuentran fuera del país, se sabe que el conflicto armado ha expulsado del país a 394.140 personas, siendo reconocidas como refugiadas apenas 111.778 de ellas[5]. La mayoría de estos colombianos sufren, no solo el desarraigo y la marginalización en los países de acogida, sino la negación de sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación integral. Actualmente no hay rutas ni mecanismos jurídicos para que estas víctimas puedan acceder a estos derechos, ni tampoco parece haber mayores avances sobre su situación en los países receptores.




[1] Internal Displacement Monitoring Centre, Global Estatistics.http://www.internal-displacement.org/8025708F004CE90B/(httpPages)/22FB1D4E2B196DAA802570BB005E787C?OpenDocument
[2] Boletín Humanitario Mensual Colombia Número 17. 1 a 30 Junio 2013.
http://www.colombiassh.org/site/IMG/pdf/130712_Boletin_Mensual_Junio_2013_ES.pdf
[3] A este panorama de desplazamiento forzado, se suma la comisión de otros delitos que afectan enormemente a la población colombiana. Un ejemplo de ello se observa en el último informe de “Somos Defensores”  donde se cuenta el homicidio de 37 personas defensoras y defensores de derechos Humanos Informe enero – junio 2013 del Sistema de Información sobre Agresiones contra Defensores y Defensoras de Derechos Humanos – SIADDHH, del Programa Somos Defensores. www.somosdefensores.org
[4] En: “Pueblos Indígenas exigimos presencia de oficinas de la ONU en Colombia”. 19 de Julio de 2013.
http://cms.onic.org.co/2013/07/pueblos-indigenas-exigimos-presencia-de-oficinas-de-la-onu-en-colombia/
[5] Tabla ACNUR: Refugiados, solicitantes de asilo, desplazados internos, refugiados retornados y otras personas de interés del ACNUR en las Américas, por país de origen, finales de 2012. http://www.acnur.org/t3/recursos/estadisticas/tablas/