• (1) 2456181
  • comunicaciones@sjrcolombia.org

Archivos de la etiquetas JRS Magdalena Medio

Conmemoración Día Internacional de las Manos Rojas regional SJR Magdalena Medio

Febrero 24 de 2016.

El Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia en la región del Magdalena Medio de la mano de las Instituciones Educativas La Integrada en el municipio de San Pablo y Ciudadela Educativa del Magdalena Medio- CEMM en Barrancabermeja le dijeron NO al reclutamiento de niñas, niños, adolescentes y jóvenes.

En una apuesta auténtica por la paz se conmemoró el Día Internacional de las Manos Rojas para unir nuestras voces y decirle NO al reclutamiento de Niños, Niñas, Adolescentes y Jóvenes (NNAJ), y el NO al uso ni a la vinculación por parte de ningún actor armado. Foto: regional Magdalena Medio. Día de las Manos Rojas 2016

La acción bautizada por algunos estudiantes de la I.E. CEMM “Yo le apuesto a la paz y no a la guerra”, tuvo un ejercicio de sensibilización previo que involucró tanto a estudiantes como a profesores para la identificación de aquellos factores de riesgo presentes en las cotidianidades de los menores, y que los hacen vulnerables a ser usados o reclutados por cualquier actor armado. En ese contexto, se hizo el llamado acentuadamente a los adultos signicativos en su rol de liderazgo para la construcción conjunta de entornos protectores en clave de paz y la protección integral de sus derechos.

La jornada contó con la construcción conjunta de apuestas de paz así como un diálogo frente al tema liderado por representantes del SJR Colombia, Jóvenes Constructores de Paz y docentes de las Instituciones Educativas. En Barrancabermeja, las y los estudiantes pusieron su mano roja sobre telas blancas que tenían las palabras : paz, amor, igualdad , respeto, oportunidades, unión.En San Pablo, los estudiantes pusieron su mano roja como compromiso en un gran mural dispuesto para ello compartiendo sus apuestas, deseos e ilusiones por vivir en un país en el que NNAJ convivan en paz y a su vez manifestaron el compromiso que como NNAJ tienen en la transformación y cuidado de la sociedad.

La invitación es a que cada 12 de febrero se tome conciencia frente al reclutamiento, uso y vinculación de NNAJ al conflicto armado colombiano, además incentivar que en la construcción de la paz ellos/as son los protagonistas y finalmente impulsar a ofrecerles proyectos de vida que no los haga vulnerables frente a los diferentes tipos de violencias, que el reclutamiento como fenómeno asociado al conflicto y los problemas estructurales del país no se ha detenido y que nuestro compromiso debe ser prevenir que ni un niño o niña más sea parte de la guerra.

Sembrando paz en Alto Berlín

19 de Diciembre de 2015

Sembrando paz en Alto Berlín fue el nombre que se le dio a la última actividad en terreno por parte del equipo regional del Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia en San Pablo, sur de Bolívar. El nombre nace de entender el trabajo integral que ha significado la huerta demostrativa que se instaló en la vereda la cual ha requerido del trabajo, esfuerzo y dedicación de esta comunidad para poder sacarla adelante, aún con los altos y bajos que ha tenido. Foto: Comunicaciones regional Magdalena Medio. Sembrando paz en Alto Berlín

La parcela significa para el equipo y la comunidad un mecanismo de reconciliación. El dejar de pensarse la paz desde lo abstracto y empezar a materializarlo en el trabajo codo a codo por parte de los hombres y mujeres que realizan las labores de limpieza, sembrado y cuidado de los cultivos, y que son motivados por un pequeño gran motor: los niños y niñas de la vereda.

La multiplicidad de enseñanzas que ha dejado la huerta para esta comunidad no se entiende exclusivamente desde el plano productivo, sino que ha generado mecanismo de coordinación y cooperación en torno a su cuidado y mantenimiento; a dialogar las inconformidades y limar asperezas entre vecinos; a dar una mano de ayuda y entender que solos las cosas son más difíciles, mientras que si se trabaja con el apoyo de los demás se pueden lograr cosas grandes.

Estas enseñanzas son la razón por la cual el evento de cierre no solo fue un espacio de integración para la comunidad, si no un espacio para compartir con otras comunidades que fueron invitadas con el fin de pensar cuál era el papel de cada uno en la construcción de paz y cómo esto puede hacerse realidad, en este caso, a través de sanas relaciones en las comunidades y el trabajo cooperativo de todos los miembros de la misma.

 

Conmemoración del Día de la No Violencia contra la Mujer en San Pablo

San Pablo, Sur de Bolívar.

Pasado el mediodía, un gran número de mujeres empezaron a congregarse en la ludoteca del municipio de San Pablo respondiendo a la invitación de la Organización Femenina Popular (OFP) y del Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia para tener un encuentro de formación y concientización en torno al día de la No Violencia contra la Mujer. Al evento llegaron mujeres de todas las edades, desde pequeñas niñas con sus madres, hasta las sabias abuelas de la comunidad. Foto: Comunicaciones regional Magdalena Medio. Conmemoración del Día de la No Violencia contra la Mujer en San Pablo

La actividad se desarrolló en primer lugar hablando sobre los motivos que dieron lugar a este día, partiendo desde los asesinatos de las hermanas Mirabal el 25 de noviembre de 1960, por ser opositoras al gobierno dictatorial de Rafael Leónidas Trujillo, en República Dominicana, hasta la resolución 54/134 de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas que decreto el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Posteriormente se hablaron de las cinco formas en que se manifiesta la violencia contra la mujer que son: violencia física, psicológica, sexual, simbólica y económica o patrimonial. Para discutir más a fondo sobre cada tipo de violencia, se dividió al grupo en cinco grupos más pequeños para que de esta manera pudieran reflexionar y discutir en torno a cada tipo de violencia, luego a través de una pequeña dramatización, contaron al resto del grupo en qué consiste los hechos violentos a los que se exponen las mujeres cotidianamente.

Finalmente, tanto los miembros SJR COLOMBIA como las lideresas de la OFP, reflexionaron en cómo la reivindicación y protección de derechos basados en el género debe nacer no solo por parte de las mujeres, sino por todos los miembros de la sociedad para poder vivir en un mundo más igual e incluyente.

Conmemoración Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Barrancabermeja, Santander. Diciembre 5 de 2015

El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) mediante la resolución 54/134 decretó el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Este decreto, además, invita a los gobiernos, las organizaciones internacionales y no gubernamentales a dirigir en este día actividades enfocadas en sensibilizar a la opinión pública respecto al problema de la violencia contra la mujer. Foto: Comunicaciones regional Magdalena Medio. Conmemoración Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En este sentido, el colectivo Jóvenes Constructores de Paz acompañados por el Área de Prevención para la Transformación de Dinámicas Violentas del SJR COLOMBIA, realizó el pasado 27 de noviembre de 2015 en el parque Camilo Torres del municipio de Barrancabermeja una acción pública directa con el objetivo de sensibilizar a la ciudadanía sobre la necesidad de tomar acciones encaminadas a la eliminación de cualquier manifestación violenta hacia las mujeres.

La actividad se desarrolló a través de la toma pacífica de este espacio público en dos escenarios paralelos. En el primero de estos se expuso un papelógrafo que tenía escrita la pregunta ¿Cómo detener la violencia contra la mujer? Los transeúntes que deseaban se acercaban a escribir su respuesta en una paloma de papel, la cual, posteriormente, pegaban en este espacio. El segundo fue la toma de un semáforo, en el cual se hacía entrega de volantes con la consigna ¡Pinta el mundo de colores! Barranca dice NO a las violencias contra la mujer y de una rosa con distintos mensajes alusivos al tema. De igual forma, los Jóvenes Constructores de Paz se tomaban fotos con las personas que pasaban por allí en un marco elaborado por ellos, el cual tenía escrito el hashtag #nomasviolenciacontralamujer.

Esta actividad resultó ser oportuna, ya que estuvo orientada hacia la reconstrucción del tejido social, pues era una vía para el ejercicio pleno de los derechos de las personas, así como para la contribución en la transformación de dinámicas violentas. De igual forma, es el reflejo del proceso de formación y el empoderamiento de los Jóvenes Constructores de Paz en su meta transformación de su comunidad.

Formación en participación política: encuentro de Jóvenes Constructores de Paz

San Pablo, Bolívar. Diciembre 2 de 2015

Con el acompañamiento del Área de Prevención para la Transformación de Dinámicas Violentas del Servicio Jesuita a Refugiados- Colombia, equipo Regional Magdalena Medio, un grupo de estudiantes y profesores de Ciencia Política de la Pontificia Universidad Javeriana lideraron el encuentro del colectivo Jóvenes Constructores de Paz de los municipios de Barrancabermeja, Santander y San Pablo, Bolívar. Cabe resaltar que también estuvieron presentes algunos jóvenes del corregimiento Santo Domingo, del municipio de San Pablo, quienes habían iniciado su formación como gestores de paz de su comunidad con los estudiantes de la Javeriana.

Foto: Comunicaciones regional Magdalena Medio.

El objetivo principal de este encuentro, realizado en el mes de noviembre, fue formar a los jóvenes en participación política, teniendo en cuenta que el ser político no implica necesariamente tener una candidatura o un cargo gubernamental, sino que el accionar político lo puede realizar cada individuo desde su cotidianidad. Para llegar a este postulado, se indagó, en primer lugar, en la imagen que los jóvenes tienen de un político, la cual estuvo marcada por defectos y antivalores. Posteriormente, se construyó la imagen de un político ideal, quien tenía mayores cualidades y cumplía sus obligaciones con los ciudadanos, para finalmente hacer una reflexión de cómo todos los individuos con sus cualidades y talentos desde la vida diaria pueden accionar políticamente en la búsqueda de un bien común en espacios de participación como la familia, la comunidad, los medios de comunicación, el espacio público, entre otros.

Otro de los propósitos de la jornada era que los jóvenes conocieran los distintos lugares de origen de sus compañeros, es decir, Barrancabermeja, San Pablo y Santo Domingo. En este sentido, cada grupo realizó una exposición de los aspectos relevantes que caracterizan a sus municipios y corregimiento. De igual forma, se creó un espacio de diálogo donde los jóvenes exponían cómo desde su lugar de origen participan políticamente, por medio de sus acciones como constructores de paz. Finalmente, el evento se cerró con un partido de fútbol entre todos los participantes para fomentar la integración y los vínculos entre estos.

Ver galería de imágenes:

Jornada de asesoría jurídica con víctimas del conflicto armado en Barrancabermeja

Barrancabermeja, Santander. Noviembre 25 de 2015

Bajo la sombra de los árboles del barrio Pablo Acuña, en la comuna 7 de Barrancabermeja, se llevó a cabo una jornada de asesoría jurídica liderada por el Área de Acción Humanitaria del equipo regional en el Magdalena Medio del Servicio Jesuita a Refugiados- Colombia. Foto. Comunicaciones Magdalena Medio. Actividad asesoría jurídica en Barrancabrrmeja.

La actividad tuvo como objetivo principal brindar orientación jurídica y guiar en la formulación de mecanismos de exigibilidad a las personas que han sido víctimas del conflicto armado. Para lograrlo se contó con el apoyo del Programa de Asistencia Legal a la Población Desplazada en la Universidad Cooperativa de Colombia (UCC), sede Barrancabermeja, el cual es financiado por ACNUR y operado por la Corporación Opción Legal.

Desde muy temprano en la mañana empezó la preparación logística para la realización del evento. A medida que iban llegando las personas, se les registraba en el sistema de información para proceder con la escucha atenta de cada caso y así poder hacer un diagnóstico para el abogado, que diese cuenta de las necesidades de cada persona. Posteriormente, este procedía a apoyar en la realización y redacción de los documentos legales pertinentes como derechos de petición y tutelas, los cuales buscaban exigir a distintas entidades los derechos vulnerados según las personas que buscaron el acompañamiento del SJR COLOMBIA.

La participación masiva de la comunidad hizo que la jornada fuera exitosa, puesto que las personas tuvieron la oportunidad de exponer sus dificultades para poder acceder a las ayudas humanitarias sobre las cuales tienen derecho. Así mismo, el evento estuvo enmarcado en un acompañamiento de orientación y escucha en la búsqueda de la solución de las dificultades a una comunidad que manifestaba la pertinencia de la presencia del SJR COLOMBIA en su barrio, pues son numerosas las personas que por falta de conocimiento de sus derechos no han realizado ningún trámite o ninguna clase de exigencia para el cumplimiento y goce efectivo de sus derechos como víctimas del conflicto armado colombiano.

Taller de mecanismos de exigibilidad

Tiquisio, Bolívar. Octubre 26 de 2015

 

A pesar de las dificultades por las condiciones de las vías de acceso para llegar a la Ventura, corregimiento del municipio de Tiquisio, en horas de la tarde del sábado 17 de octubre se logró realizar un taller con la comunidad sobre mecanismos de exigibilidad. Este espacio fue liderado por el área de Acción Humanitaria y apoyado por el Área de Prevención e Incidencia del equipo regional en el Magdalena Medio.   Foto: área de comunicaciones - regional Magdalena Medio

La importancia de esta jornada radica en la pertinencia y la necesidad de que los miembros de esta comunidad del sur de Bolívar conozcan las herramientas legales que les permiten a ellos, como ciudadanos, exigirle al Estado responder cuando algunos de sus derechos se ven vulnerados. Dentro de la jornada salieron a flote algunas de las necesidades de la comunidad como lo son la carencia de servicios públicos, de buenas vías de acceso, de un centro de salud, así como la falta de calidad de educación en la escuela del corregimiento.

El taller se centró principalmente en tres mecanismos de exigibilidad: el derecho de petición, la tutela y la acción de cumplimiento. Metodológicamente este se desarrolló a través de un ejercicio de diálogo con los asistentes, donde los miembros del Servicio Jesuita a Refugiados- Colombia explicaban teóricamente los tres mecanismos planteados y la comunidad expresaba cómo estos desde su contexto diario se podían aplicar. Así, en conjunto se construyó de cada mecanismo un ejemplo teniendo en cuenta la situación que viven los habitantes de este corregimiento.

Es importante resaltar la colaboración y el trabajo en equipo que ese día tuvo la comunidad, pues en el lugar donde se estaba realizando el taller no había luz; por lo que, cuando la luz del día se fue acabando, todos se unieron para poder conseguir la gasolina y prender la planta de energía para que la luz funcionara y el taller se pudiese seguir realizando.

Historias que Tejen Sueños:Luis Carlos Vesga Caicedo

Barrancabermeja, Santander.

Nací en Barrancabermeja hace 20 años, en la época de los noventa, una época donde la violencia estaba en todas partes, un tiempo muy difícil para mi familia. Soy hijo único, en una familia humilde y trabajadora. Cuando tenía 5 años nos fuimos a Bogotá con miedo porque secuestraron a un familiar, duramos 3 años en la capital.

Cuando volvimos a Barranca llegamos a la comuna 7, al barrio Minas del Paraíso, la violencia seguía, uno veía hombres armados que se dedicaban a “cuidar” el barrio y llegaban a las casas a ordenarle a la gente que debía asistir a las reuniones que ellos organizaran. Por esa época mi mamá trabajaba haciéndole aseo a una casa de familia, y no importaba si ella tenía que trabajar, era obligatorio ir a esas reuniones o si no la mataban. Mi papá siempre estuvo en la casa porque él es sastre y tiene su taller ahí mismo. Luis Carlos Vesga Caicedo

Siempre me gustó el arte, bailar y desde que tenía 12 o 13 años eso se volvió algo importante en mi vida. Cuando salí del colegio me preguntaba qué podría estudiar, quién iba a ser, qué tipo de profesional, ahora no, ahora me doy cuenta que yo no quiero ser doctor, ni ingeniero, quiero ser artista y vivir del arte y por el arte.

Unirme o más bien ser de los jóvenes fundadores de Jóvenes Constructores de Paz, me permitió reconocer mis talentos, trabajar para otros, preocuparme más por la sociedad en la que vivo. Llegué al grupo por medio del colegio, para ese momento había muchos grupos de jóvenes que se presentaban en el colegio y poco a poco nos fuimos reuniendo todos en la oficina del SJR unos se lo tomaron enserio como yo, otros simplemente lo veían como un espacio para pasar el tiempo.

Los jóvenes siempre hemos estado en la mitad del conflicto, nos afecta mucho, la drogadicción es algo que afecta a los jóvenes del mundo, es un problema gigantesco. Con las drogas viene la necesidad de delinquir, de volverse un delincuente sólo por llegar a ellas. No entiendo por qué en las películas muestran que los que venden drogas son personas adultas, mayores, la realidad es que son los pelados quienes venden, son los pelados quienes roban.

Todo lo que pasa con los pelados hoy en día es porque no tienen guías, no tienen compañía, siempre están solos porque la mamá y el papá trabajan, no hay una ayuda para que un niño o un joven construya su vida y termina buscando eso que no tiene en otras personas.

Cuando llegué al SJR encontré esa guía, mis padres también me la daban, pero conocer a otras personas de otros lugares, recibir sus consejos me permitió formarme, aclaré muchos aspectos de mi vida. Como que uno presta mucha atención a lo que otros tienen por decir y eso marca la diferencia. El grupo de Jóvenes Constructores de paz me ayudo a construirme a mí. Ya no pertenezco al grupo, porque crecí y tengo otras necesidades, pero le sigo apostando a construir mí vida desde el arte, con un grupo de baile de Break Dance; a tener una filosofía de vida distinta, a mí lo que me gusta es bailar y quiero vivir haciendo lo que me gusta.

Fecha de la entrevista: 3 de Marzo de 2015

Equipo Regional

Magdalena Medio

Crónica: Siete días en el Magdalena Medio

Tiquisio, Norosí y Río Viejo fueron los municipios que Angélica Torres, pasante del Área de Comunicaciones visitó en el año 2014 junto con los miembros del Área de Acción Humanitaria del equipo regional en el Magdalena Medio del Servicio Jesuita a Refugiados-Colombia.

Con el fin de visibilizar esta experiencia, Angélica escribió una crónica que relata los siete días en los que recorrió el norte del Magdalena Medio, así como sus apreciaciones sobre las problemáticas que observó y vivió. El texto, además, es un acercamiento al trabajo que el SJR COLOMBIA está realizando en este territorio actualmente con el Área de Prevención e Incidencia.

De igual forma, la autora ilustra visualmente el texto por medio de fotografías que permiten conocer un poco más lo que hay en estos municipios del sur de Bolívar.

Para leer toda la crónica CLICK aquí: Siete días en el Magdalena Medio Final pliegos (2)

Acción simbólica ratifica compromiso de los jóvenes constructores de paz

Barrancabermeja, Santander. Septiembre 23 de 2015

Teniendo en cuenta que la movilización social además de ser una acción colectiva es un medio o una herramienta para promover, contribuir e impulsar la transformación social; en este contexto los Jóvenes Constructores de Paz de la comuna siete de Barrancabermeja organizaron una acción simbólica que ratificó su compromiso en la construcción y fomento de la paz en su comunidad. Foto: Comunicaciones Magdalena Medio.  Cierre del proceso del 9 al 9.

Esta iniciativa nace en el marco del cierre de la fase I del Proceso del 9 al 9, el cual surge de la certeza de que la juventud colombiana con su creatividad, energía y disposición puede mostrarle a las futuras generaciones que la paz y la reconciliación más allá de ser utopías son modos de vida capaces de realizarse en comunidad.

El Paseo del Estudiante fue el lugar de encuentro donde, el miércoles 9 de septiembre, los Constructores realizaron diversas actividades dirigidas a las niñas, niños y adolescentes (NNA) que diariamente frecuentan este espacio. Los juegos realizados estaban enfocados principalmente en el reconocimiento y apropiación de los derechos que poseen los jóvenes. De igual forma, se planteó una acción de participación que consistió en pintar colectivamente un mural con el logo de la campaña del 9 al 9 y con la consigna Quiéreme bien, herédame la paz. Cabe resaltar también la participación y colaboración de la banda C7, así como del grupo de hip hop de la comuna, quienes con su música amenizaron y dinamizaron el ambiente de la actividad.   

Compartir
Compartir