• (1) 2456181
  • comunicaciones@sjrcolombia.org

Archivos de la etiquetas JRS Norte de Santander

Liderazgo juvenil: Herramienta efectiva para construir la paz y la reconciliación

Cúcuta, Norte de Santander. Septiembre 20 de 2017. El Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia en Norte de Santander y la Fundación Juvenil Quinta con Quinta Crew realizaron el primer curso taller de liderazgo ignaciano con jóvenes de diversos barrios de la ciudad de Cúcuta que hacen parte del proceso “Promotores Juveniles”. El encuentro contó con la participación de 25 jóvenes líderes que hacen parte de colectivos como: Tercera Raza, Casa de Espiritualidad el Alfarero y colegios Fe y Alegría de los barrios la Pastora y Atalaya.  Foto: SJR Colombia - Norte de Santander.

El eje trabajado a partir del liderazgo ignaciano, estuvo enmarcado en las cuatro características de la educación en la Compañía de Jesús: Conscientes, Competentes, Compasivos y Comprometidos. Se reconocieron líderes conscientes por el hecho de vivir intensamente su condición juvenil de una manera sana y proactiva en medio de contextos de violencia urbana presentes en sus barrios e instituciones educativas. La característica de competentes estuvo marcada por la capacidad de hacer un análisis profundo de la realidad de su ciudad y el área metropolitana a la cual pertenecen. A partir de relatos, cuentos e historias de barrio, fueron construyendo las narrativas que identifican un lugar y que son fundamentales para transformar la cultura de violencia e ilegalidad a la que diariamente están acostumbrados.

Foto: SJR Colombia - Norte de Santander.De igual manera, en el manejo de sus propias emociones, manifestaron ese ser compasivos que los convierte en seres “sentipensantes” con capacidad de sentir las necesidades del otro como propias. Fue un espacio interesante para reconocer la fuerza de las emociones y la importancia de la inteligencia emocional al momento de transformar sus conflictos. Finalmente, en el último día del curso, vivieron el compromiso como uno de los retos más grande de un liderazgo que construye paz y reconciliación. Para esto, tuvieron la oportunidad de pensarse y apropiar el trabajo en red a través de acciones en equipo, diálogo y consensos. Fruto de este compromiso se concretó en la planeación del 9 de septiembre, Día nacional de los Derechos y Humanos, y en la proyección de acciones a favor de la paz y la reconciliación en sus propios contextos. Es un volver a sus realidades, pero desde la creatividad del liderazgo y el trabajo con otros jóvenes.

Foto: SJR Colombia en Norte de SantanderEl curso taller al igual que otras acciones de formación, participación y compromiso que se vienen llevando con los Promotores juveniles, hacen parte del Proceso “Del 9 al 9” que lidera el SJR Colombia en Norte de Santander y el proyecto De Norte Bravos Hijos, liderado por la Quinta con Quinta desde ya hace varios años, y que en esta versión llevará el lema de “Herederos de Paz”. De esta manera, se integran los dos procesos y se continúa de manera articulada aportando a la paz desde la fuerza de un liderazgo juvenil que se convierte en la herramienta eficaz en la transformación de los odios por amores, en un lugar donde somos mucho más que fronteras. “Somos puentes de hospitalidad”. 

Jóvenes moviendo fronteras por la hospitalidad

Cúcuta, Norte de Santander. Septiembre 18 de 2017.

La constante crisis en la frontera colombo venezolana y la migración de venezolanos hacia Colombia por la ciudad de Cúcuta siguen incentivando en los jóvenes la generación de acciones de hospitalidad. Jóvenes por la hopitalidad.30.08.17 por Paola Buendia

En este contexto, el empoderamiento y liderazgo de los jóvenes es fundamental dada su fuerza creativa y la capacidad que tienen de transformar entornos. Es por eso, que el Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia en Norte de Santander y la Fundación Quinta con Quinta Crew se comprometieron con esta coyuntura y aportaron desde la iniciativa “Jóvenes por la hospitalidad, moviendo fronteras” como resultado de la apuesta de reconciliación promovida desde el Proceso “Del 9 al 9”.

El Proceso “Del 9 al 9” en la región se ha enfocado en la formación en culturas de paz y reconciliación a jóvenes de diversas organizaciones y grupos juveniles. Es así como muestra de su empoderamiento con el Proceso “Del 9 al 9” veinticinco de los promotores juveniles han reconociendo el sentido de la hospitalidad, asumiendo el compromiso y tomando la iniciativa de realizar una acción ante la problemática.

La iniciativa de “Jóvenes por la hospitalidad, moviendo fronteras”, tuvo como propósito aportar a la situación que vive actualmente el departamento por la crisis fronteriza al permitir el encuentro a través del arte y demostrando la acogida al otro como un acto que le aporta a la paz.

Es por ello, que se tomaron tres puntos estratégicos en donde se pudo evidenciar la situación de los migrantes venezolanos, uno fue el centro de migraciones, el otro el Puente Internacional Simón Bolívar y finalmente el terminal de transporte de la ciudad de Cúcuta. En esta experiencia los jóvenes realizaron una acción colectiva con la entrega de 200 “mochilas por la hospitalidad”, el espacio de interacción entre los promotores juveniles y los venezolanos permitió resaltar que cada persona tiene un nombre, una historia que promueven la dignidad de cada ser humano por encima de cualquier situación personal o política.

Los jóvenes reconocieron que el acto hospitalario realizado en cada encuentro los acercó a las problemáticas de los venezolanos, sintiendo como propia la realidad que atraviesa el país.

Espacios como este propician que semillas de hospitalidad y solidaridad crezcan en el corazón de cada joven que participa y se deja tocar por las diversas historias que pueden escuchar y observar, y esto permite motivar a más personas para que extiendan su mano solidaria a aquellas que se encuentra en situación de vulnerabilidad.

Inauguración del parque comunitario en el asentamiento La Conquista

Cúcuta, Norte de Santander. Viernes 16 de junio de 2017. Con el objetivo de inaugurar el parque comunitario, ubicado en el sector del Tejar del asentamiento la Conquista, el pasado 19 de abril se reunió la comunidad para realizar un acto simbólico de apertura del mismo.

Foto: archivo equipo regional en Norte de Santander del SJR Colombia.Se programa la inauguración del parque para darlo a conocer a todas las comunidades colindantes, esta obra fue construida en el marco de la estrategia recuperación temprana y permanencia en el territorio del área de Integración Local del Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia en Norte de Santander con fondos comunitarios y el apoyo de Nelson Ovalles y Caritas Alemania en beneficio de la comunidad en el barrio La Conquista, Villa Paz y Guadalupe ubicados en el anillo vial occidental de la ciudad de San José de Cúcuta. Esta obra es además un primer paso en la ejecución de Plan de Desarrollo Comunitario consolidado en el año 2016.

Éste espacio se proyecta como respuesta a la necesidad de recreación y compartir comunitario entre los diferentes barrios colindantes como estrategia de fortalecimiento del tejido social, generando espacios que permiten a las comunidades participar en la formulación de propuestas que van acorde a sus sueños desde la colectividad, al mejoramiento de la calidad de vida y relaciones sociales basadas en la justicia social y reconocimiento del otro como sujeto de derechos, esta beneficia cerca de 2000 familias que habitan en dichos asentamientos y poco a poco van desdibujando las barreras invisibles entre los sectores y forjando pasos sólidos para la construcción de una paz estable y duradera.

En la inauguración de esta obra estuvo presente Federico Kirken, representante de Caritas Alemana, donante del Servicio Jesuita a Refugiados en Colombia, quien pudo ser testigo de los rostros de satisfacción en una comunidad que ha forjado su camino con muchos esfuerzos.

 

 

Consumo de agua pura en la comunidad La Fortaleza

Cúcuta, Norte de Santander. Miércoles 14 de junio de 2017. La comunidad la Fortaleza es un asentamiento humano que alberga un importante número de población víctima del conflicto armado y población retornada de Venezuela, ubicada en las inmediaciones del anillo vial. Como resultado del trabajo comunitario se construyeron dos aulas que ahora cumplen funciones de Instituto Educativo, llevan por nombre “Corporación Innovar” y brinda educación formal a los niños y niñas del sector. Foto: archivo equipo regional en Norte de Santander del SJR Colombia.

Por las mismas dificultades del contexto para acceder al servicio de agua de máxima calidad, la escuela no contaba con las condiciones adecuadas para almacenar agua potable apropiada para el consumo de los estudiantes que a diario reciben sus clases, después de un encuentro con la Junta de Acción Comunal y las hermanas de la congregación “Nueva Vida” entre líderes de la comunidad, se genera una alianza entre la comunidad y el Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia para adecuar las instalaciones y dotar la institución educativa con un filtro bebedero dispensador de agua fría ozonizada de 100 litros en beneficio de 84 niños en transición y preescolar, además de beneficiar a toda la comunidad.

El compromiso para llevar a cabo la obra se estableció entre docentes, padres de familia y junta de acción comunal con el fin de garantizar el debido uso y mantenimiento, así mismo, el SJR Colombia aportó los materiales y acompañamiento a la organización comunitaria para realizar la obra e instalar el equipo mientras que la comunidad se encargó de la mano de obra. Este proyecto se realizó en el marco de la estrategia de recuperación temprana y consumo de agua segura, mitigando el riesgo de adquirir enfermedades por consumo de agua no potable principalmente en la niñez.

Apoyo para la construcción del dispensario comunitario de salud en La Siberia

Cúcuta, Norte de Santander. Viernes 9 de junio de 2017. Como parte del acompañamiento del área de Integración Local del Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia a la comunidad en la vereda La Siberia del municipio de Herrán – Norte de Santander desde el año 2014 y respondiendo al plan de acción comunitario construido participativamente entre la comunidad, el SJR Colombia y la Defensoría del Pueblo, se realizaron obras de adecuación al dispensario comunitario de salud. Foto: archivo equipo regional en Norte de Santander del SJR Colombia.

En este contexto se conforma una importante alianza entre la Alcaldía de Herrán y el SJR Colombia para apoyar el pago de honorarios correspondientes a la mano de obra y gastos en materiales respectivamente, con el compromiso por parte de la comunidad de realizar la veeduría y ayudar en su construcción.

El SJR Colombia con fondos de Caritas Alemana dotó con implementos médicos el dispensario comunitario de salud incluyendo el botiquín con dotación, la camilla y escalerilla, el glucómetro, tensiómetro y báscula. Además se acompañó la organización comunitaria durante la obra.

La construcción del dispensario beneficia a cerca de 200 personas de la Siberia (Colombia) y Betania (Venezuela) en acciones de primeros auxilios, siendo también un espacio adecuado para promover brigadas de salud, esta estrategia busca prevenir riesgos en salud debido a la lejanía de la comunidad con su cabecera municipal, además de generar condiciones de calidad de vida y permanencia en el territorio. La administración municipal de Herrán se ha comprometido con la formación en primeros auxilios de cinco habitantes de la vereda para garantizar el máximo provecho de la obra.

 

Proyecto de arborización en La Conquista

Cúcuta, Norte de Santander. Viernes 9 de junio de 2017. En el asentamiento La Conquista, ubicado sobre el anillo vial occidental de la ciudad de Cúcuta, se implementó un proyecto de arborización como parte de la estrategia de recuperación temprana y permanencia en el territorio, a fin de prevenir riesgos por desastres naturales y mitigar la inestabilidad del terreno. Foto: archivo equipo regional en Norte de Santander del SJR Colombia.

Previamente se realizaron visitas técnicas para determinar las características del suelo con el apoyo de la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental – Corponor y el acompañamiento del Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia desde el área de Integración Local del equipo regional en Norte de Santander.

Corponor visitó el asentamiento priorizando 2 zonas para la siembra de dos tipos de árboles que según estudios de la entidad cumplen con el perfil para ayudar a disminuir las condiciones de erosión que presentan los suelos del terreno y reducir el riesgo por deslizamientos y desastres. Es por ello, que se llevaron a cabo 4 jornadas (3 en el segundo semestre del año 2016 y 1 en el año 2017) de siembra, en ellas, participaron cerca de 30 personas por sesión, siendo un total de 120 personas, con quienes hubo un proceso de sensibilización frente a la importancia de la existencia y permanencia de los árboles, logrando así la siembra de 190 árboles de matarratón y 25 árboles de Cují. Éstas jornadas fortalecen los lazos de la comunidad, así mismo, les permite reconocer y apropiarse de su territorio como un bien común.

JFoto: archivo equipo regional en Norte de Santander del SJR Colombia.Las acciones para el cuidado del entorno además de contribuir a corto y largo plazo con el progresivo mejoramiento de la calidad del aire, de la regulación de la temperatura (generando sensación de una temperatura más baja), la generación de sombra para refugio de animales y seres humanos, un ambiente estéticamente más agradable que armoniza con las estructuras públicas y residenciales que se han levantado en los últimos años también contribuye al mantenimiento y limpieza del agua a través de sus raíces.

Pese a que continúa la necesidad de generar espacios para apostarle a la educación ambiental en la comunidad, se evidencia que las personas que participaron de las jornadas de siembra, han ayudado a cuidar y a replicar la importancia de la protección del ambiente natural del territorio, y cada vez se suman más personas a éste tipo de iniciativas.

 

Historias que Tejen Sueños: Adriana Nataly Caro León

“ La paz comienza con una sonrisa”

Adriana Caro es una de las tantas mujeres en el país que se ha enfrentado a las consecuencias del desplazamiento forzado, es madre cabeza de hogar y es acompañada por el Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia desde el área de Integración Local del equipo regional en Norte de Santander. Su acompañamiento hace parte de la estrategia de medios de vida y generación de ingresos.  Foto: Adriana Nataly Caro

Es partir de esta iniciativa que desde el año 2016 Adriana es apoyada con un proyecto productivo para la venta de comidas rápidas mediante el cual sostiene sus tres hijos y ha ido cumpliendo su sueño de adecuar su hogar. Su testimonio e historia de vida fue compartido en el marco de la conmemoración del Día Nacional de las Víctimas que se llevó a cabo el pasado 9 de abril en las instalaciones del concejo municipal de la ciudad Cúcuta.

“Mi más sincero deseo de bienestar y progreso para lograr estabilidad en toda las circunstancias, abramos el corazón a Dios y en un minuto de silencio agradezcamos su presencia bondadosa en los momentos de logro y también en los momentos difíciles, que su presencia nos ayude a vivir en la esperanza y en el esfuerzo constante de superación”. Al iniciar su intervención Adriana en el recinto del concejo municipal.

“Soy Adriana Nataly Caro León, oriunda de la ciudad de Medellín, la mayor parte de mi vida transcurrió en Bogotá, donde viví en el cartucho ya que por mis bajos recursos no me permitía vivir en otro lugar. Mi compañero sentimental fue asesinado por las Bandas Criminales – BACRIM por lo cual tuvimos que desplazarnos con dos de mis cinco hijos debido a que no tenía los recursos suficientes para movilizarnos en familia. Recorrimos muchos lugares de Colombia luchando para sobrevivir. Llegué a la ciudad de Cúcuta en el departamento de Norte de Santander en el año 2013 debido a las inminentes amenazas por parte de las BACRIM y con mucho esfuerzo he adquirido aquí un poco de estabilidad y con la fe en el señor y en las entidades buenas que me ha ayudado sin ningún interés”. Asegura Adriana mientas cuenta su testimonio.

“Agradezco a Cúcuta por su acogida porque me ha permitido soñar y empezar a tener una vida a pesar de las múltiples dificultades, pero siempre con el deseo de ofrecerles a mis hijos las mejores oportunidades de vida y sobre todo con la esperanza de hacer de ellos unas grandes personas y unos grandes ciudadanos”.

“Finalmente, sigo siendo desplazada y víctima y aunque el gobierno no me ha reconocido como tal sigo luchando para salir adelante con mi familia, gracias de todo corazón al Servicio Jesuita a Refugiados – SJR quienes confiaron en mí, en mis capacidades y deseos de superación, obras como estas me han brindado una nueva oportunidad, gracias a la comunidad Jesuita. No sin antes terminar con una frase para la construcción de paz que tanto anhelamos en este país “ la paz comienza con una sonrisa”. De esta manera Adriana termina su presentación frente a los asistentes en el recinto para la conmemoración de este día.

 

Testimonio presentado por el equipo regional del SJR Colombia en Norte de Santander

22 de mayo de 2017

La historia continúa : Los jóvenes hacen memoria viva desde sus territorios

Foto: Fundación 5ta con 5ta Crew . Evento de lanzamiento Proceso “Del 9 al 9” en la ciudad de Cúcuta.

Cúcuta, Norte de Santander. Abril 27 de 2017. Los jóvenes de organizaciones juveniles, colectivos, asociaciones de Cúcuta y algunos municipios del Catatumbo, se encontraron con el fin de hacer memoria viva desde las experiencias de sus territorios. Fue el momento propicio para hacer el lanzamiento del Proceso “Del 9 al 9” que lidera el Servicio Jesuita a Refugiados Colombia en Norte de Santander y que es acompañado por la Fundación Quinta con Quinta Crew desde su proyecto Del Norte Bravos Hijos (DNBH).

El encuentro estuvo marcado por tres espacios principales. El Café Mundo que les planteó algunas preguntas en cuanto a la identidad juvenil y la memoria; el conversatorio “Aquí, cambiamos la historia” donde tres jóvenes del Catatumbo hablaron de su experiencia de vida como una apuesta por la transformación de sus territorios, y por último, la galería “Memorias con rostro de mujer” que expuso los rostros de las mujeres de los grupos de Promotoras de salud, Balón Mano y la fundación Soñar, Reír y Jugar (SOÑAREJU) que son lideresas en sus barrios. En cada uno de los espacios los jóvenes fueron los protagonistas y con su fuerza creativa, contagiaron a otros jóvenes de ese ímpetu de construir la paz y la reconciliación desde la responsabilidad que cada uno tiene de asumir su historia.

Este año el SJR Colombia en Norte de Santander le apuesta, desde el Proceso “Del 9 al 9” a la construcción de la paz y la reconciliación desde el acompañamiento a los jóvenes en la región. Para esto, se alía con otras organizaciones que están entregadas al acompañamiento juvenil y en colectividad, se busca que mucho más jóvenes se comprometan con su territorio. En este encuentro donde la memoria se convirtió en historia que siempre continúa, ellos y ellas, le imprimieron esperanza al gran reto que hay en la nación por construir la paz honrando la diferencia y exaltando que es más lo que nos une. Al final, la alegría de sus rostros y la espontaneidad de sus vidas, nos confirmó que la paz en Colombia tiene espíritu joven.

Conmemoración Día de las víctimas en el concejo de cúcuta

Cúcuta, Norte de Santander. Mayo 2 de 2016. El pasado 9 de abril en las instalaciones del concejo de Cúcuta – Norte de Santander, se llevó a cabo el primer acto solemne en memoria de las más de 200.000 víctimas del conflicto armado en la región. Foto: equipo regional del SJR Colombia en Norte de Santander. Acto de memoria en el concejo de Cúcuta.

Se conmemora en el marco del cumplimiento de lo estipulado en el Proyecto de Acuerdo N° 006 del 7 de abril de 2017 propuesto por el presidente del concejo Nelson Ovalles, aprobado en plenaria por la corporación concejo de Cúcuta y apoyado por el Servicio Jesuita a Refugiados.

A través de este, se institucionalizó el Día nacional de la Memoria y Solidaridad con las víctimas del conflicto armado como acto solemne en el municipio. A partir de este año, cada 9 de abril se va a desarrollar una sesión de memoria y seguimiento a la implementación de la política pública local como símbolo de dignificación de las historias de todos aquellos que, aunque golpeados por la guerra se alzan diariamente en actos heroicos que abren el camino a la paz y la reconciliación, a todos aquellos que sobre todas las cosas han elegido la vida.

En este acto participaron representantes de la Mesa municipal de víctimas, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, el SJR Colombia , la Policía Nacional, la ASOCONPAZ (Asociación de víctimas Conquistadores de Paz) y de manera especial tres personas que han perdido mucho a causa del conflicto armado, quienes en este espacio compartieron sus historias de vida llenas de esperanza y deseos de construir condiciones para propiciar la paz que permita al país llegar a la reconciliación social.

En representación de los procesos liderados por jóvenes, Gerson Cordero representante de la asociación Jóvenes soñadores de ciudad rodeo, dice: “dejando de lado los hechos pasados, y pensando en el futuro, con este proyecto hemos creído que podemos aportar a la construcción de una mejor sociedad…desde la misma asociación se ha motivado a que nuestros integrantes realicen o culminen sus estudios e ingresen a la educación superior, creemos que la educación es un medio para superar las condiciones de pobreza”.

Por otro lado, Baudilio Yáñez comenta “me propuse hacer gestión y a guiar a las víctimas… me involucré directamente con la mesa de participación municipal”. Al igual que él, diversos actores de la sociedad civil y la institucionalidad, nos encontramos en ese caminar y hoy el concejo municipal ratifica su compromiso para con los ejercicios de memoria histórica y defensa de los derechos de las víctimas, como un paso seguro en el cumplimiento de las responsabilidades territoriales en materia de política pública. Además, como un espacio de dialogo y construcción conjunta de un proyecto democrático para la superación paulatina de los efectos del conflicto armado.

En la misión del SJR de Acompañar, Servir y Defender población víctima o en riesgo de serlo, se han venido haciendo esfuerzos importantes por construir procesos de reconciliación y sanación de heridas basándose en el establecimiento de relaciones justas en todos los niveles, pero además en la defensa decidida de los derechos de todos quienes se ven afectados por las dinámicas de violencia del conflicto armado, en donde el compromiso ético y político de la representación del Estado es fundamental para retejer las relaciones y vínculos que el conflicto armado ha roto.

“Sigo luchando para salir adelante con mi familia gracias de todo corazón al SJR quienes confiaron en mí, en mis capacidades y mis deseos de superación. No sin antes terminar con una frase para la construcción de paz que tanto anhelamos en este país, la paz comienza con una sonrisa” asegura Adriana Caro, mujer acompañada por el SJR a través de la línea de medios de vida.

 

Adjunto:

Proyecto de Acuerdo No. 10

Acuerdo No. 006 – 7 de abril de 2017

 

Iniciativa mujeres Promotoras de Salud en Cúcuta

Las Promotoras de Salud una iniciativa de construcción de paz de liderada por mujeres en la frontera  Colombia – Venezuela

LAS PROMOTORAS DE SALUD UNA INICIATIVA DE CONSTRUCCIÓN DE PAZ LIDERADA POR MUJERES EN LA FRONTERA COLOMBIA – VENEZUELA

 

Cúcuta, Norte de Santander. 8 de marzo de 2017.

Con el fin de dar a conocer las experiencias del trabajo que han surgido a partir de la labor constante de acompañar, servir y defender a la población en situación de desplazamiento forzado y refugio, se han sistematizado las iniciativas de paz lideradas por mujeres que han sido acompañadas por los equipos nacionales pertenecientes al Servicio Jesuita a Refugiados en la región Latinoamérica y el Caribe.

En Colombia frontera con Venezuela se ha venido trabajando con el grupo de mujeres “Promotoras de Salud” que residen en los asentamientos La Conquista y Guadalupe ubicados en el anillo vial occidental de la ciudad de Cúcuta.  Este grupo está conformado desde el año 2015 y cuenta con la participación de 25 mujeres en situación de desplazamiento forzado a causa del conflicto armado colombiano.

Esta iniciativa nace en respuesta a la identificación de necesidades comunitarias y ante las limitadas posibilidades de acceder a servicios de salud. Por ello, estas mujeres identifican la formación en temas de salud pública y cuidado comunitario como un factor relevante para implementar estrategias de prevención de la enfermedad y promoción de la salud tanto a nivel familiar como comunitario. Entre las acciones más destacadas que ellas han liderado se resaltan las brigadas de salud, e identificación de familias con altos índices de vulnerabilidad para hacerlas beneficiarias de tanques de almacenamiento de agua, filtros purificadores de agua, análisis coprológicos y desparasitación de niños y niñas.

Este proceso liderado por las mujeres Promotoras de Salud ha sido acompañado desde el inicio por el equipo en Norte de Santander del SJR Colombia a través del área de Integración Local y a partir de espacios de formación en temas de fortalecimiento de capacidades comunitarias para la gestión del riesgo y el cuidado preventivo de la salud desde la cotidianidad.

Los principales objetivos de la iniciativa de paz que las “Promotoras de Salud” se han propuesto cumplir y que las han llevado a liderar importantes acciones en la comunidad son:  

  • Sensibilización de la comunidad a través de estrategias de educación popular frente a la importancia de adquirir hábitos cotidianos para el cuidado de la salud.
  • Desarrollo de habilidades para la promoción comunitaria de la salud y la gestión del riesgo mediante acciones de cuidado y autocuidado.  
  • Generación de espacios comunitarios para la transferencia de conocimientos que brinden herramientas prácticas a las familias para el cuidado de la salud y la gestión del riesgo.  
  • Participación en el desarrollo de acciones de prevención y promoción de la salud y gestión del riesgo a nivel local, como brigadas de salud y suministro de tanques de almacenamiento de agua y filtros.
  • Consolidar estrategias individuales y colectivas que fortalezcan las capacidades locales para la construcción de paz dirigidas especialmente al cuidado en salud y gestión del riesgo de las familias de comunidad la Conquista.

Durante estos años, gracias a estas acciones, este grupo de mujeres líderes ha fortalecido sus capacidades comunitarias para la gestión del riesgo, promoción de la salud y prevención de enfermedades como parte de acciones dirigidas al mejoramiento de la calidad de vida y la garantía de derechos para la permanencia en el territorio en miras a la construcción de paz y reconciliación en la comunidad la Conquista.

Oscar Calderón Barragán, coordinador del equipo del SJR Colombia en Norte de Santander resalta que “ el aporte a la paz es la posibilidad de generar espacios para que la comunidad de acogida y la población migrante que llega a estos territorios puedan construir juntos la visión de su territorio y sean los protagonistas de su propio cambio”.

De igual manera, Marlen López asesora del área de Integración Local en Cúcuta destaca la importancia del rol de la mujer en estos procesos al afirmar que “ las mujeres tienen una gran capacidad de organización y un fuerte interés por el desarrollo de la comunidad, y el aporte que las mujeres promotoras de salud han hecho, no sólo ha transformado la comunidad sino que también se han generado cambios  a nivel personal y nivel familiar en la medida que han transformado su propia realidad y sus historias de violencia desde el aumento de su autoestima y del reconocimiento de su propia capacidad de liderazgo.

Así mismo, las mujeres han creado una red muy fuerte que les ha permitido ser un entorno protector para ellas mismas a la vez que reconocerse desde la colectividad para la construcción de paz con un alto nivel de empoderamiento e incidencia no sólo al interior de su comunidad, sino también de comunidades cercanas en donde han hecho una promoción de buenas prácticas de la salud. No obstante, la labor de estas mujeres continúa día a día por seguir construyendo mejores entornos para la comunidad y para ellas mismas.

“Como mujer y líder representativa de las mujeres en la comunidad, ser parte de este proceso me ha dado más fuerzas y he surgido, ahora soy una cabeza visible, siento que soy un ejemplo a seguir para otras mujeres y que reconocemos la importancia de organizarnos porque las mujeres unidas somos capaces de salir adelante con nuestros hogares e hijos. Nosotras aportamos mucho y somos el centro en la comunidad.” Promotora de Salud en la Comunidad La Conquista y Guadalupe

 

 

Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia

Equipo Norte Santander

Servicio Jesuita a Refugiados – Latinoamérica y el Caribe

 

Compartir
Compartir