• (1) 2456181
  • comunicaciones@sjrcolombia.org

Archivos de la etiquetas Red JRS Colegios

Las Redes seguimos Trazando Puentes

Encuentro virtual Trazando PuentesBogotá D.C. 1 de junio de 2017. La Red SJR – Colegios* juntos con la Red Solidaria de Jóvenes en España continúan trazando puentes entre las y los jóvenes constructores de paz, en esta oportunidad el encuentro fue virtual entre el colegio Nuestra Señora de la Asunción de Badajoz (Extremadura) y la Institución Educativa de Fe y Alegría José María Vélaz de Bogotá.

Con el fin de seguir encontrando las experiencias juveniles que se viven en diferentes lugares del mundo, con contextos y necesidades diversas los y las estudiantes de las diferentes redes compartieron sus experiencias sobre los lugares que habitan, los temas que movilizan sus acciones como lo son las personas refugiadas, víctimas de conflicto armado, la deserción escolar, el reclutamiento forzado, entre otros.

La campaña #SoyTierraDeAcogida y el Proceso “Del 9 al 9” – Quiéreme bien herédame la paz, fueron los temas principales sobre los que intercambiaron experiencias y acciones de solidaridad.vFoto: archivo Entreculturas.

En días pasados la Red Solidaria de Jóvenes desde Extremadura como un gesto de solidaridad con las y los jóvenes de Colombia y en especial de la red SJR Colegios pintó el logo y eslogan del Proceso “Del 9 al 9”, esta acción junto al encuentro virtual y a la conversación que ahí se desarrolló reconfortó y motivó a las y los estudiantes a seguir con sus acciones y fortaleciendo esta red a nivel nacional y también trazando puentes colombo españoles. 

“Me siento inspirada a seguir porque otros desde otro lado nos acompañan y también desde allá son constructores de paz, no estamos solos” Tanya Sofía Avellaneda Integrante de la red SJR – Colegios – junior, I.E. José María Vélaz.

 

La Red SJR Colegios constituye una apuesta estratégica del Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia por la formación de jóvenes que estudian en los colegios de la Compañía y en los colegios Fe y Alegría.

 

 

VIII Encuentro nacional de la Red SJR Colegios

 

Foto: archivo SJR Colombia. Fotografía en el barrio San Javier comuna 13 de Medellín.

Bogotá, octubre 10 de 2016.

Desde el año 2006 el Servicio Jesuita a Refugiados Colombia, ha organizado con éxito el Encuentro nacional de la Red SJR Colegios. Cada dos años jóvenes y acompañantes se encuentran para formarse y comprometerse con una temática de la coyuntura nacional e internacional. Esta VIII versión se encaminó al fortalecimiento del liderazgo de los jóvenes acompañados por el SJR Colombia y otras Obras de la Compañía, aportando a la consolidación de nuevas ciudadanías para la paz y la reconciliación.

76 personas representando a seis colegios de ACODESI, dos colegios Fe y Alegría, el colegio Reina de la paz de Floridablanca Santander, Entreculturas y la Red solidaria de jóvenes de España; así como el Movimiento juvenil Huellas, la Plataforma joven “Sobredosis de Cambio” y el Programa Cultura para la Paz de la Universidad Javeriana, respondieron la invitación del SJR Colombia para congregarse del 22 al 25 de septiembre en la ciudad de Medellín y en la finca San José de la Ceja, Antioquia.

El Encuentro inició con una visita guiada a la Comuna 13 de Medellín para conocer un proceso de memoria y apropiación del territorio desde lenguajes juveniles, denominado “Graffitour”. En la jornada de la tarde el grupo tuvo la oportunidad de recorrer el Museo Casa de la Memoria, en donde los sentimientos y reflexiones sobre la realidad de las víctimas del conflicto armado afloraron en los participantes, haciéndolos cada vez más conscientes de la manera en que el país y el mundo los interpelan.

Este VIII Encuentro, también fue el espacio propicio para presentar a los jóvenes y acompañantes la “Ruta metodológica para la paz y la reconciliación” a través de acciones de sensibilización, formación y acompañamiento, encaminadas al fomento de liderazgos juveniles que desde sus historias de paz, conflicto y memoria, puedan construir opciones para creer y crear otras formas de vida posibles en donde sigamos acompañando, sirviendo y defendiendo a las personas víctimas del conflicto armado y solicitantes de refugio.

El SJR Colombia reconoce el esfuerzo, compromiso y creatividad del equipo organizador, conformado por acompañantes de pastoral y exalumnos del colegio San Ignacio, profesionales y voluntarios puntuales de la Red SJR Colegios, así como un grupo de jesuitas en el que Elías López S.J., desde su formación y experiencia de acompañamiento a personas refugiadas en diferentes países, insistió en el fomento de dos valores fundamentales para la construcción de la paz y la reconciliación: Amistad y Hospitalidad.

Sentirnos valiosos en un proceso de paz: empezarlo, vivirlo y sostenerlo

Medellín, 16 de abril de 2016.

“Sentir que la paz comienza por reconocernos a nosotros mismos y a las personas que están junto a mí” fue una de las conclusiones del encuentro realizado el pasado 9 de abril en el colegio San Ignacio. Exalumnos y alumnos, miembros del SJR, nos reunimos junto a jóvenes del barrio El Picacho de la ciudad de Medellín, para conmemorar el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las víctimas del conflicto armado en Colombia. Foto: Thalía Hernández Bossio

Con una experiencia de sensibilización, comenzamos el proceso “Del 9 al 9”, en el que buscamos reconocernos como jóvenes capaces de incidir y aportar a la reconciliación en sociedad, inapelable para acordar paz. ¿Cómo sentir que es con nosotros y que lo que somos es verdaderamente valioso para reconstruir, para tejer?

El encuentro giró en torno a espacios de reflexión, en donde los sonidos y los objetos contaban con un significado para asociar. Con juegos de la infancia, sonidos del campo y de la ciudad y música de nuestra niñez, nos dimos un momento para preguntarnos qué es memoria, qué compone mi memoria, cuáles son mis recuerdos más sustanciales y qué me generan. Todo esto con el fin de creer lo especial que es esa posibilidad que como seres humanos tenemos, de ante una señal que nos genera una asociación, evocar un momento y poder sentir y conmovernos, para luego encontrarnos con alguien que tiene al igual que yo, una memoria que lo hace ser único y valioso.

Posterior a este espacio de reconocimiento de la memoria individual, continuamos con un recorrido libre por distintas imágenes: noticias alusivas a momentos históricos del país tales como logros deportivos y literarios, y gran cantidad de fotografías y esculturas de escenarios del conflicto armado en Colombia. Convirtiéndose en la memoria misma plasmada, memoria de nuestro país que está especialmente afligida. Fue un momento para sentir, rodeados de rostros y paisajes enmarcados por violencia, indignación, incomprensión, dolor, esperanza y voluntad para transformar.

Foto: Thalía Hernández BossioComo grupo, estos espacios de sensibilización nos llevaron a concluir que cada día se construye la memoria colectiva porque cada día podemos resignificarla, precisamente porque cada uno logra conservar lo que es, en sus recuerdos, y finalmente son estos los que nos hacen ser y nos llevan a actuar de cierto modo, con los otros.

Así, sin necesidad de eliminar los recuerdos que afligen la memoria puede esta llenarse de nuevas situaciones, en la medida en que nos sintamos tranquilos con nosotros mismos por saber que en esta sociedad valemos, y que por esto es posible sanar las relaciones con las personas y a la vez ser parte de un proceso de paz y reconciliación.

Escrito por: Irene Colorado

Galería fotográfica:

“Somos protagonistas en la construcción de paz”

imageMedellín, 12 de Febrero de 2016. “Somos protagonistas en la construcción de la paz” era la consigna que a viva voz proclamaban algunos de los estudiantes del Colegio San Ignacio de Loyola a propósito de la conmemoración del “Día internacional de las Manos Rojas”. Una jornada en la que a través de diversas actividades se hacía conciencia, exigencia y promoción de la NO vinculación de niños, niñas y adolescentes al conflicto armado.

La jornada comenzó acompañada de voces de pequeños que contaban sus sueños de grandes, sus historias de niños, a través de los parlantes del colegio. Desde ahí, los estudiantes percibieron que era un día importante y por lo tanto, se sentían invitados a estar atentos. Toda la institución estaba dispuesta a dejarles un mensaje a través de pancartas, imágenes, fotografías que mostraban una realidad, que aunque cercana, muchas veces era olvidada o ignorada. Fue así como poco a poco fueron llegando invitados, amigos de la institución y personajes reconocidos en su lucha por la defensa de los Derechos Humanos, que hicieron que los acontecimientos del día se llenarán de mucho significado.

Entre los invitados estuvo Teresita Gaviria, presidenta de la Asociación Caminos de Esperanza Madres de la Candelaria; una organización que se dedica a luchar por los derechos de las víctimas del conflicto armado exigiendo verdad, justicia, reparación y no repetición para cada uno de los familiares de los 1.176 casos documentados de desaparición forzada. Los estudiantes de grado 10 tuvieron la oportunidad de escuchar el testimonio de Teresita, empatizar con ella y sentirse cercanos a su dolor. Ella les hizo la invitación explícita a construir paz, pues ellos son la generación de la esperanza. Esta madre de la Candelaria afirma que en un contexto tan prolongado de guerra, injusticias y odios como es el caso colombiano, sólo la siguiente generación, la generación de estos jóvenes, puede construir desde la paz, cambiar los odios por amores y abrazar a las víctimas y victimarios. Al final de su intervención uno de los jóvenes participantes se acercó para abrazarla, agradecerle sus palabras y comprometerse con ella a conocer mejor las causas del conflicto, sus actores, para desde allí entenderlo y hacer algo por transformarlo.

De igual manera, entre los personajes del día estuvo en la institución Sebastián Ríos un joven de 24 años que hace parte de la Fundación Las Golondrinas quien también quiso compartir con los estudiantes de grado 11 su testimonio. Sebastián fue capaz de generar vínculos de confianza y contar con detalles los vejámenes de su vida y la historia de su transformación que se da gracias al deseo de que sus 4 hijos tengan una vida mejor a la que él le tocó. Con Sebastián y Teresita se hicieron vivos los rostros del conflicto y los ignacianos e ignacianas lograron significar aquello que el día invitaba a conmemorar.

Finalmente, con el deseo de que fuese un día para todos, se aprovecharon los tiempos de descanso para la promoción del protagonismo juvenil. Para ello la música, los mensajes y las consignas fueron canales directos de comunicación. En este sentido, la presencia de ECO como intérprete de música urbana, fue clave. Él como exalumno comprometido con la justicia social a través del arte, invitó a sus compañeros y amigos a romper la indiferencia convirtiéndose en protagonistas de la Paz. De esta manera, pintarse la mano roja pasó de ser una acción lúdica y entretenida, a una acción simbólica creativa y comprometida.

Por: Miguel H. Grijalba

Compartir
Compartir